Última Hora

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) anunció, este miércoles, que revisará sus provisiones de medicamentos e insumos semanalmente con el fin intentar mitigar el impacto de la crisis de contenedores que golpea al planeta.

La intención, según la Gerencia de Logística, es que ese monitoreo constante permita ajustar la dinámica institucional y los procedimientos administrativos para evitar un desabastecimiento.

La CCSS precisó que el 21% de sus compras de medicamentos tienen como país de origen de producción la India y el 24%, aunque producidos en Costa Rica, tienen materias primas e insumos como envases o empaques que vienen de países asiáticos. 

Otro 7% viene de Francia, el 5% de Alemania y el 3% de China.  

“En caso de los insumos, de todas las entregas pactadas para estos productos con existencias a seis meses de inventario, el 23 % provienen de China, razón por la cual se realiza un ejercicio cercano con los proveedores con contratos activos para los diferentes insumos médicos”, afirmó la institución.

La revisión incluirá un análisis del flujo de las mercaderías en los puertos para también adelantarse a posibles problemas de entrega por parte de los proveedores.

“Con este anuncio no queremos causar alarma. Solo queremos decir que actuamos con toda la responsabilidad del caso para el monitoreo de la situación cada semana con mira a las entregas previstas para los próximos seis meses y esto nos permite prepararnos y tomar acciones necesarias para garantizar la continuidad del abastecimiento de medicamentos e insumos, donde los proveedores adjudicados son claves en la confirmación de las entregas pactadas o aviso preventivo de eventuales dificultades para poder accionar con procesos de compra adicionales” afirmó el gerente Esteban Vega de la O.  

A esas medidas se une la orden de, si es necesario, movilizar medicamentos e insumos al almacén general de la CCSS para mantener un inventario institucional general.

Vega de la O informó a la Junta Directiva de esos esfuerzos de monitoreo y de las acciones preventivas desarrolladas para asegurar el abasto de los medicamentos, sobre todo de los fármacos para enfermos crónicos, quienes son los que más consumen medicamentos en el país y generan mayor volumen de compra, así como insumos fundamentales en la continuidad de los servicios. 

La institución aclaró que ahora mismo hay un “escenario de seguridad” con existencias para seis meses; “sin embargo, está claro que es posible que puedan presentarse atrasos en la entrega o que los proveedores soliciten un mecanismo de reclamo para el ajuste del precio porque las condiciones actuales son totalmente distintas al momento de la licitación”.  

La Junta Directiva de la CCSS encargó a la Gerencia Financiera para actuar con celeridad en estos casos y evitar al máximo el retraso de esos procesos.

Además, la Caja ya contactó a organizaciones externas como la Cámara Costarricense de la Salud para explicarles la necesidad de que los productos relacionados con la Caja tengan prioridad en el cumplimiento de las entregas.

“Otra vez tenemos que actuar, como lo hemos hecho en distintos escenarios de la pandemia, como sectores complementarios unidos por el país”, añadió de la O.