Última Hora

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) reconoce que no tiene una atención adecuada para los pacientes que padecen una extraña enfermedad.

Desprotegidos y burlados, así dicen sentirse quienes sufren angioedema hereditario en nuestro país.

El principal problema es que su enfermedad es tan poco común que muy pocos la conocen y entienden, ni siquiera hay acceso en la Seguridad Social al examen que permite diagnosticarla.

En la CCSS, solo el Hospital San Juan de Dios cuenta con uno de los dos estudios necesarios para determinar este padecimiento. Por lo tanto, para la institución es incierto el número real de personas con este mal. 

De acuerdo con la Asociación de Angioedema Hereditario Internacional, actualmente hay ocho tratamientos disponibles en el mercado. Estos fármacos permitirían prevenir y reducir las inflamaciones, principalmente para aquellos casos más graves.

Pero ¿es tan difícil contar en el país alguno de estos medicamentos? Repase el reportaje completo en el video adjunto.