Última Hora

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) alista el proceso de capacitación para que sus funcionarios conozcan de primera mano el protocolo que permite la interrupción del embarazo cuando la vida o salud de la madre está en peligro. 

Este documento fue avalado por el Ministerio de Salud el pasado viernes 4 de diciembre. Aunque ya fue trasladado a los hospitales nacionales y centros de salud, todavía no ha sido necesario utilizarlo. Así lo confirmó la doctora Angélica Vargas, coordinadora del Programa Mujer de la CCSS.

"En este momento no tenemos ningún reporte de que ninguna paciente ni médico haya activado la solicitud de valoración", dijo a Teletica.com.

Tras el visto bueno de Salud, inicia una nueva etapa en la institución: dar a conocer el protocolo entre los funcionarios. 

"Hay un proceso que tenemos que trabajar ahora, que es la socialización dentro de la CCSS, en los diferentes hospitales y centros de salud. Es lo que normalmente se hace: una vez avalado, viene un proceso de socialización, sensibilización y capacitación para que todos los funcionarios no solo sepan que está, sino que lo conozcan de primera mano, entiendan y evacúen cualquier duda sobre el mismo", agregó la doctora.

Debido a la pandemia, este proceso se realizará de forma virtual. Según Vargas, les tomaría el primer trimestre del año.

Si se presenta una solicitud de activar el protocolo en estos días previos a la capacitación, ¿cómo se abordaría?

"Ya el protocolo está. Entonces ellos buscarían, si tuviesen alguna duda, asesoría con el nivel central; pero el protocolo es muy claro y es muy sencillo, es nada más de seguir porque va dando las instrucciones de los pasos que se deben seguir para hacer una valoración que se apegue a lo que dice la ley y la norma técnica", explicó la funcionaria. 

El protocolo elaborado por la CCSS establece que las solicitudes de interrupción terapéutica del embarazo deben ser analizadas por dos profesionales en gineco-obstetricia y un médico especialista, correspondiente con la patología de fondo que origina la valoración.

De ser aprobada, el procedimiento tendrá que considerar las precauciones necesarias para evitar y controlar infecciones, así como el manejo del dolor.