Última Hora

Nacional

Casa Viva: familias temporales que abren su corazón a niños separados de su hogar

"Se sufre y se ama igual como si fuera un hijo propio", aseguró Magally Esquivel, madre de acogimiento familiar desde hace cinco años

Existen personas que le abren sus brazos y su corazón a niños sin hogar con necesidades de todo tipo, que sufren enfermedades, han vivido en pobreza y soportado abusos.

Magally Esquivel y Daniel García son una pareja que forma parte de Casa Viva como familia de acogimiento desde hace cinco años.

Desde que ellos se unieron al proyecto han cuidado a cuatro niños que van desde los 15 días de nacidos hasta los 2 años de edad durante meses e inclusive años. El amor ha sido el elemento fundamental en todos estos procesos.

Esta organización no gubernamental (ONG) tiene un convenio con el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) y funcionan como un hogar temporal para menores, mientras se resuelve la situación legal estos.

Magally contó a Teletica.com acerca de su vivencia y la compartimos con usted.

Amor sin condiciones.

Según el testimonio de Magally, todos los niños impactan de manera diferente a cada familia temporal. 

En su hogar el caso de Felipe, cómo le llamaremos por cuestiones de  confidencialidad, significa mucho ya que el menor llegó muy enfermo a la familia García Esquivel.

Felipe es un niño que se unió a ellos con mes y medio de nacido. Él traía problemas de salud ya que nació en su casa y fue atendido en el hospital un día después con algunos órganos fuera de su cuerpo.

Permaneció mes y medio internado para luego llenar de amor a esta familia. Ellos aseguran que la sonrisa de Felipe siempre les trae buenos recuerdos.

Casa Viva brindó acompañamiento a Magally y a Daniel con apoyo económico y psicológico. Sin embargo, ambos aseguran que se sufre y se ama igual que a un hijo propio.

 “Es inevitable amarlos, es inevitable no vincularse de esta manera. Uno llega a amar a estos niños como ama uno a un hijo propio. En ocasiones uno se llega a olvidar que el niño se va a ir, pero siempre tenemos que recordar que somos un puente entre ellos y las demás familias”, mencionó Esquivel.

Luego de esto, la salud de Felipe fue mejorando y con esto su amor y alegría por la vida. Ahora él se encuentra con su nueva familia.

La pareja decidió involucrarse en este proyecto ya que Magally, la madre de acogimiento, vivió en carne propia lo que fue crecer sin un padre ni una madre. Una experiencia que cambia totalmente la vida de un niño.

La familia de acogimiento también se encarga de preparar al niño para ser trasladado a otro núcleo del programa o para ser adoptados. A pesar de esto, continúa siendo un duelo y un reto para todos los integrantes.

“Uno los ama tanto que deseamos que ellos sean felices y los soltamos, los dejamos ir. La mayor recompensa que nosotros podemos tener es que este niño se vaya feliz y entre más lo amen, más felices vamos a estar por ellos”, concluyó Magally Esquivel.

Cómo funciona.

Esta pareja asegura que el proceso para integrarse fue fácil, rápido y muy eficiente. Según explicó Lorena Segura, Directora Nacional de Casa Viva, la ONG promueve sus servicios en iglesias y en sus redes sociales para que las personas se interesen y sean parte de esta experiencia.

Hay una serie de requisitos.

Lo primero que se debe hacer es llenar un formulario con el fin de comprobar su motivación y afinidad con el proyecto, características de la familia y hasta su presupuesto. Luego de esto se realiza una visita a la casa en donde vivirá el niño.

A partir de acá las instituciones encargadas toman la decisión de cuales familias aplican para continuar con las capacitaciones correspondientes, algo que puede tardar de dos a tres meses.

Pero esta no es la única manera en la que usted puede ayudar a Casa Viva. 

Marcela Torres, Coordinadora Nacional de Atención Integral de Casa Viva, mencionó que la organización también realiza campañas de donación, voluntariado y convenios con empresas para conseguir fondos.

También, existe una red de apoyo integrada por profesionales en medicina que donan sus servicios o ayudan con una tarifa reducida. 

Si usted desea más información puede escribir a [email protected] o llamar al 2524-1380.

Todas estas opciones son voluntarias, pero, como mencionó Magally, no hay mejor recompensa que las sonrisas de esos niños que esperan ansiosos el amor de una familia.