Última Hora

Esta semana, una auditoría de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) informó sobre inconsistencias en la vacunación del hogar de larga estancia Carlos María Ulloa.

Se determinó que 17 personas que fueron vacunadas no estaban en la planilla ni eran trabajadores regulares de la institución. 

Teletica.com conversó con la directora del centro, la doctora Lisbeth Quesada. Ella aseguró que se trata de trabajadores “voluntarios” y, al no ser remunerados, no aparecen en los sistemas. 

“Son trabajadores voluntarios, personas en la primera línea de atención de pacientes que no cobran un centavo, pero que mueven organizaciones”, manifestó.

El Carlos María Ulloa tomó en cuenta a esas personas usando como referencia el primer manual enviado por la CCSS y el Ministerio de Salud a los centros donde se estaría vacunando. 

Según Quesada, esa primera versión no especificaba lo suficiente y, bajo esas normas, se aplicaron las dosis a los colaboradores el pasado 29 de diciembre.

“En nuestro hogar mucho del trabajo se mueve con trabajadores voluntarios, en la primera misiva que mandó el Ministerio de Salud, no hace diferencia. Dice “trabajadores y otros””, explicó la doctora.

“Me imagino que revisaron cosas y decidieron mejorar o cambiar otras, entonces sacaron esa segunda versión. Esa es política de la institución y se manda a todos los entes eventualmente que pueden vacunar y, como política de Salud, es obligatoria”, añadió.

Entre esas personas, según indicó la jerarca a este medio, se encuentran "sacerdotes y párrocos". Quesada dijo que próximamente darán a conocer esa información nombre por nombre y función por función.

“No valorar a trabajadores voluntarios que están en la primera línea de atención con los adultos mayores de larga estancia, de acuerdo como trabajadores, es un gravísimo error”, agregó.

“Informalidad de vacunación”

La directora del Carlos María Ulloa cuestiona la "informalidad" con la que inició el proceso de vacunación en el centro.

Según contó a Teletica.com, un día antes a las 10 a. m. la doctora Marisela Salas de la CCSS llamó al centro para indicar que llegarían en las próximas horas.

“Llamó y dijo “Mañana llegamos”, y mandaron una primera categoría de quien se iba a vacunar y exactamente un mes después la Caja y Ministerio de Salud mandaron una segunda categoría de quienes tenían que vacunarse. Nosotros vacunamos con la primera y vacunamos a todos los trabajadores”, explicó la jerarca.

Por su parte, la doctora Leandra Abarca, jefa del Programa de Inmunizaciones de la CCSS, dijo que es posible que se le solicitara la cantidad de vacunados por teléfono, pero esto no significa que la lista de vacunados no debe ser enviada.

“Se podrán solicitar por medio de llamadas telefónicas un estimado de cantidades, pero nunca se evita el que envíen las listas para poder hacer una revisión de las personas que están en estos lugares”, indicó Abarca.

Según la doctora Lisbeth, esas 17 personas ya recibieron su segunda dosis ya que, en todo caso, es medicamente incorrecto dejarlas solo con la primera.

“Esas son políticas de la CCSS, esas versiones no las hicimos nosotros, las mandó la Caja. Con base a eso, yo y otros centros, me imagino porque no conozco la realidad de otros lugares, deben haberla leído y actuado de acuerdo con eso”, manifestó.

¿Hay familiares entre de los vacunados “de más”?

A la doctora Quesada se le cuestionó, además, si entre esas personas había familiares suyos o de los funcionarios del centro, algo que negó completamente.

“No hay familiares de trabajadores, ni familiares míos, ni familiares de nadie. Eso se llama el escuadrón del mal, eso se llama mala intención. Yo no he tenido COVID-19, no he sido vacunada, mi hijo médico se vacunó en su centro de trabajo y a mi hija le dio COVID en los primeros días de diciembre”, dijo a Teletica.com.

La doctora incluso señaló que ella estaba de vacaciones al momento de la vacunación, por lo que no estuvo presente en el proceso.

“Yo no estuve ahí viendo si vacunaron a Margarita, Periquito o Federico. Eso se hizo administrativamente, lo hizo el médico y el equipo de planta que tiene el hogar, entonces evidentemente había que vacunar también que son trabajadoras del hogar, son voluntarias, pero no por ser voluntarias significa que no sean de riesgo para los adultos mayores”, concluyó.

Teletica.com consultó a la Caja sobre las versiones de los manuales de vacunación que menciona el centro, así como la diferencia entre estas, pero hasta el momento no se han referido.