Última Hora

Los conductores ebrios que atentan contra la vida de propios y extraños están creciendo en este 2020.

De enero a julio del año en curso, la Policía de Tránsito ha remitido al Ministerio Público a 1.428 personas por conducir bajo los efectos del alcohol.

Durante el mismo periodo del 2019, el número era menor: 1.119. Es decir, este año hay un aumento del 28% en los casos.

Un factor que ha podido elevar las cifras es que este año hay más controles en carretera para hacer cumplir la restricción vehicular sanitaria. 

Además del riesgo a la vida y del proceso judicial, manejar bajo los efectos del licor se sanciona con una multa de 326.701.