Última Hora

Según datos del Ministerio Público (MP), desde enero hasta setiembre del 2020 se han presentado 7.060 denuncias en perjuicio de personas menores de edad, de los cuales 3.830 fueron por delito sexual y 3.219 por delitos como agresiones, sustracciones y lesiones.

Ante el incremento de estas denuncias, el MP lanzó la campaña "Yo denuncio", la cual busca que la población tome conciencia de la importancia de prevenir el maltrato infantil.

Se pretende mostrarle a los ciudadanos cómo detectar acciones violencias para que las denuncie ante las autoridades, para evitar que sus efectos dañen más a esta población vulnerable.

“Queremos que el mensaje llegue a todo el país, a madres y padres, a personas universitarias, educadoras, del sector salud, a cuidadoras y a quienes tienen a cargo a población infantil, para que interioricen que no se puede tolerar la violencia, que esas prácticas tienen consecuencias penales para quienes cometen esos delitos, pero además consecuencias sociales para el país, porque influye en el desarrollo de la nación. En el caso de las funcionarias y funcionarios públicos, buscamos que comprendan que conocer de un hecho de violencia infantil y no denunciar, les expone a sanciones penales”, explicó la fiscala general, Emilia Navas.

La campaña "Yo denuncio" cuenta con nueve infografías, dos spots, dos afiches y videos grabados por reconocidos periodistas y presentadores, así como dos profesionales en medicina.

Los médicos son la directora del Hospital Nacional de Niños, Olga Arguedas, y el médico intensivista de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Marco Vinicio Boza.

“He decidido participar en esta campaña porque me interesa la salud de Costa Rica, le he dedicado mi vida entera y este es el momento para seguir insistiendo en que no solamente se trata de salud física: la salud mental, afectiva y espiritual son igualmente importantes. Así es que es el momento denunciar casos de agresión, de violencia, de maltrato”, dijo Boza.

De acuerdo con el doctor, la actual pandemia ha generado muchos cambios en el país, que inciden en la violencia hacia las personas menores de edad. 

“Esos cambios han traído desazón, desconsuelo e incertidumbre en muchos hogares que, desafortunadamente, viven estos momentos de dificultad a través de reacciones violentas. El maltrato a los niños y a los adolescentes no es aceptable; tenemos que buscar otras formas de liberar nuestras preocupaciones. No podemos hacer que las personas menores, las más frágiles, sean las que paguen los platos rotos”, advirtió el especialista.