Última Hora

El cambio climático contribuye significativamente a la erosión de las playas del Caribe Sur costarricense, debido a que el nivel del mar está subiendo por el calentamiento global.

Gustavo Barrantes, quien es doctor en Ciencias Naturales, profesor e investigador de la Universidad Nacional (UNA), afirma que el nivel del mar no sube igual en todos lados, pero en esta parte del país se empezó a acelerar en los últimos 20 años.  

“Al subir el nivel del mar es probable que cambie la dinámica de la costa. Debido al calentamiento están aumentando las tormentas y huracanes de categoría cinco, en cuanto a su frecuencia, por lo que hay oleajes más continuos en las costas que llevan al retiro de la arena de la playa”, dijo Barrantes.

El estudio, realizado por científicos de la UNA, revela que en el Caribe Sur hay 11 puntos calientes identificados, que están sufriendo una erosión acelerada.

Estos puntos se localizaron en Cieneguita, Aeropuerto de Limón, Westfalia, Boca Bananito, Playa Blanca de Cahuita, Puerto Vargas (alrededor del antiguo puerto), Playa Puerto Vargas (al sur de la carretera de acceso), Manzanillo, Mile Creek, Gandoca y Sixaola.

Estos procesos de erosión han llevado a la construcción de obras para su mitigación, entre estas gaviones para proteger el sector sur del bulevar de Cieneguita y la pista de aterrizaje del Aeropuerto de Limón, así como la colocación de cientos de bloques rocosos para proteger la Ruta Nacional 36, próxima a la desembocadura del Río Bananito. 

“Cuando hay un ascenso del mar, este sube y retira material. Los oleajes de tormenta retiran aún más la arena de la playa, no podemos decir que es la causa porque faltan muchos estudios, pero está contribuyendo bastante con la erosión en esta región del país”, explicó Barrantes.

“Si todo permanece constante, el calentamiento del mar continuará, su nivel seguirá aumentando los próximos años y, si todo sigue igual, tendremos un incremento mayor en la erosión de estas playas y se verán también afectados los sectores aledaños”, agregó el experto.

Según el científico, en los últimos cinco años las precipitaciones en el Caribe han disminuido y esto es grave porque, para contrarrestar la erosión, es fundamental el aporte de los sistemas fluviales en las cuencas hidrográficas de la región, que llevan sedimentos a las playas.

La erosión de playas arenosas puede ser analizada como un balance negativo entre la entrada y salida de sedimentos de la playa: resulta en un cambio morfológico que, comúnmente, es percibido por los ocupantes de estos espacios como un retroceso en la línea de costa.

El cambio climático estaría aumentando el nivel del mar en esta región en un milímetro por año.

Youtube Teletica