Última Hora

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) podría llenar todas las camas disponibles en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) entre finales de setiembre y principios de octubre. 

Así lo anunció el presidente de la institución, Román Macaya, este miércoles.

Según el jerarca, esa información se desprende de proyecciones sobre el comportamiento que tendrá la curva de casos COVID-19 en las próximas semanas, elaboradas por la Universidad de Costa Rica (UCR) e Intel-CCSS.

"Esto nos lleva a tener que prepararnos para una etapa mucho más compleja de lo que hemos visto en estos seis meses. Ya estamos llegando a los límites", dijo el jerarca en conferencia de prensa. 

"Las curvas no se doblan solas, hay que doblarlas", agregó, haciendo referencia al cumplimiento de las medidas sanitarias establecidas.

Crecimiento acelerado

El eventual colapso de los servicios hospitalarios va de la mano con el aumento acelerado de los contagios en Costa Rica. 

"Estamos viendo de rutina más de 1.000 casos por día, hace solo dos meses se ocupaban cinco días para llegar a 1.000 casos y hoy ya lo superamos día a día, esto genera mayor riesgo de contagio comunitario", advirtió Macaya.

Ese comportamiento también se reflejó en los pacientes críticos. El presidente de la Caja utilizó como ejemplo el mes de julio: empezó con cinco personas en UCI y terminó con 97. "Multiplicamos por casi 20 los casos en un solo mes", señaló. 

Así como se multiplicaron los enfermos graves, la Caja ha tenido que reforzar las acciones para habilitar más camas UCI. Al inicio de la pandemia, solo había 24 espacios disponibles; pero, tras varias etapas de un plan de expansión, el número aumentó.

"Estamos ya ingresando a la última etapa donde esperamos poder llegar a un máximo de 359 camas de cuidados intensivos y 986 camas moderadas para atender pacientes COVID. Esto es histórico, el país nunca ha tenido tantas camas UCI habilitadas al mismo tiempo", añadió el jerarca.

Actualmente, con el recurso disponible (304 camas UCI), quedan 70 espacios libres para pacientes con complicaciones por el nuevo coronavirus. 

Además, este miércoles se dio a conocer que un decreto permitirá a la CCSS usar camas UCI disponibles en centros médicos privados como la Clínica Bíblica, el Hospital CIMA y la Clínica Católica.