Última Hora

La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) firmó un total de tres contratos con la española Miren Martínez.

En momentos en que hasta se valora reciclar mascarillas porque no alcanzan para proteger al personal de salud de la Caja, la institución abre investigaciones para sentar responsabilidades por los fallos en la compra de estos dispositivos.

La española es dueña de una empresa de comunicación política y a todas luces inexpertas en proveer materiales a la Caja, está en el ojo de dos investigaciones por incumplimientos en la entrega de mascarillas.

Uno de los contratos fue por 1,9 millones de dólares para proveer 5 millones de mascarillas quirúrgicas. De estas Martínez no entregó ni una mascarilla.

Otro contrato por 1,3 millones de dólares para proveer 570 mil respiradores K95. Sobre este la Caja informó en las últimas horas que los respiradores entregados no corresponden a lo acordado.

El tercer contrato que obtuvo Martínez fue por 250.000 para proveer un millón de gorros descartables, y del cual la Caja no ha informado sobre el cumplimiento.

Martínez, al igual que David Landergren, otro proveedor que en este caso ha incumplido con el plazo para entregar las mascarillas, comparecerán de nuevo ante la Comisión de ingreso y gasto público de la Asamblea Legislativa.

En las últimas horas trascendió también un dato que sorprendió, y es que la gerencia de logística de la Caja no incluyó cláusulas de garantías o sanciones en estos cuestionados contratos.