Última Hora

Cuando una persona es agredida sexualmente en Costa Rica, tiene una opción a la cual acudir inmediatamente: el protocolo de las 72 horas. 

La medida, vigente desde el 2011, está planteada para atender los casos de mujeres y hombres que sufren alguna violación y que, en las primeras 72 horas después de la agresión, recurren a un centro médico o a la Fiscalía.

En este esfuerzo participan instituciones como Fuerza Pública, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Ministerio Público, el servicio 9-1-1 y los servicios de salud de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Marcela Guerrero, ministra de la Condición de la Mujer, explicó a Teletica.com que el protocolo se activa cuando la persona llega al centro médico, preferiblemente un hospital, o directamente a la Fiscalía.

Para esto es importante, según el caso, que haya algún intercambio de fluidos, específicamente en la vagina, el pene, el ano o la boca. 

Sin embargo, los especialistas valorarán a la persona y las circunstancias que mediaron el hecho en particular.

"Es fundamental asegurarse de la integridad de la persona, pero sobre todo la posibilidad de recabar prueba. Se ha capacitado al personal para que no se pierda ninguno de los pasos; prueba necesaria para evitar la impunidad y hacer justicia", dijo la ministra. 

La idea de que sea antes de las 72 horas luego del incidente es porque, hasta ese momento, todavía pueden detectarse pruebas de fluidos en el cuerpo. Además, porque en este plazo también se le pueden administrar a los afectados los antirretrovirales necesarios para evitar infecciones o enfermedades de transmisión sexual, e incluso la pastilla del día después. 

Según la funcionaria, en la piel y la boca la prueba se mantiene por un máximo 24 horas, en la vagina hasta 10 días y en el ano un máximo de 48 horas. 

El protocolo aplica para hombres y mujeres de todas las edades.


Cuando la persona recurre al primer equipo de respuesta, también es atendida por las autoridades judiciales para que el caso pueda tener un seguimiento adecuado. 

A partir de ese momento y dependiendo del caso, el OIJ se moviliza al lugar de los hechos para recabar más pruebas y las versiones de los testigos.

Sin embargo, durante la pandemia ese proceso cambió un poco debido a la saturación y a las restricciones implementadas en las áreas de salud. 

"Si la persona llega en un estado físico o emocional muy alterado pues tienen que atender primero la parte de la salud, estabilizar a la persona y luego entrar en todo el procedimiento judicial", añadió Guerrero.

Dos víctimas diarias en 2021

Durante los primeros nueve meses del año 2021, el protocolo de las 72 horas por violaciones se activó casi dos veces al día. 

Según las estadísticas de la Secretaría Técnica de Género y Acceso a la Justicia, durante los primeros tres trimestres de 2021, se atendieron a 399 personas (323 mujeres y 76 hombres). 

Sin embargo, aún están pendientes las cifras de octubre, noviembre y diciembre. Por esta razón es que se asume que el número total para el año sobrepasará los 400 casos.

Este dato diario es similar al de los años pasados. En el 2019 se presentaron 506 casos en total, de esos 437 eran mujeres y 69 hombres. 

En 2020 la cifra aumentó, contabilizando 527 activaciones en total, 476 mujeres y 51 hombres.

En 2021, la provincia más afectada fue San José, mientras que Heredia fue la que menos reportes efectuó.

Fuente: Secretaría Técnica de Género y Acceso a la Justicia


Algo que llama la atención de este dato es que, al menos en los últimos tres años, la cifra más elevada de víctimas de violación corresponde al grupo de menores de edad.

Spotify TeleticaRadio