Última Hora

La Caja Costarricense de Seguro Social indicó que los funcionarios que rechacen la vacuna contra el COVID-19 recibirán una charla educativa antes de abrirles un procedimiento administrativo.

La institución determinó que las medidas más fuertes serán el recurso final, es decir, "deben haberse agotado las opciones educativas para que el funcionario comprenda la importancia de vacunarse para él y su entorno de trabajo".​​

Así lo comunicaron internamente a los funcionarios, como parte del proceso que llevarán las personas que no acaten la obligatoriedad de las dosis.

Los trabajadores serán notificados y tendrán un periodo de cinco días para hacerlo.

"A los funcionarios que niegan vacunarse se les dará una nota de prevención, en la cual se dan cinco días hábiles para cumplir con el procedimiento o para aportar los motivos de orden médico que le imposibilitan ser vacunado", aseguró la CCSS. 

Posteriormente, si la negativa se mantiene, el personal será sometido a una charla educativa, donde se les explicará la necesidad de la vacuna y su seguridad. Si la persona demuestra una contraindicación médica para recibir la vacuna, podrá esquivar el proceso. 

Sin embargo, si se verifica la ausencia de justificación y continúa negándose, la jefatura valorará la instauración de un procedimiento administrativo tendiente a establecer la eventual responsabilidad disciplinaria. 

"En ese caso, la jefatura deberá ajustarse a la Normativa de Relaciones Laborales, resguardando el principio de debido proceso, proporcionalidad y razonabilidad en materia sancionatoria", añadió la institución. 

En caso de ser notificado, será dentro del plazo de un mes. 

“Gracias a la ciencia podemos luchar contra la pandemia con una vacuna segura y por eso sabemos que al vacunarnos estamos protegiendo también a nuestros seres queridos, a los pacientes y a usuarios de los servicios de salud”, concluyó Roberto Cervantes, gerente general de la CCSS.