Última Hora

La presidenta de la seccional ANEP-Sistema Penitenciario, Ligia Solís, asegura que el Ministerio de Justicia y Paz incumplió garantizar que la Policía Penitenciaria pudiera comunicarse tras el bloqueo de la señal celular en las cárceles del país.

Desde el mes de octubre de 2020, la cartera ha venido implementando paulatinamente, con la operación de las empresa telefónicas, el bloqueo de la señal celular en los centro penales, ya que muchos privados de libertad han utilizado esta vía para estafar a la población.

De acuerdo con Solís, en un principio la Asociación Nacional de Empleados Públicos (ANEP) no se oponía a la medida, siempre y cuando las autoridades garantizaran que el personal tuviera comunicación al exterior de los centros penitenciarios, vía telefónica.

La dirigente sindical comentó que ha habido serios problemas para el personal, ya que muchos no solo no se pueden comunicar con sus familias, sino que han perdido citas médicas porque ahora muchas se dan vía telefónica, así como inconvenientes con sus estudios y muchas otras dificultades.

“Hay compañeros a los que se les ha bloqueado el celular y no hay forma de desbloquearlo”, comentó.

Otro aspecto que para Solís es grave, es la dificultad que hay en los centros semi institucionales de realizar el propio trabajo. Debido a la pandemia, muchos de los privados de libertad han sido enviados a sus casas, eso significa que es necesario hacer el monitoreo vía telefónica, y no ha sido posible.

Agregó que la institución incumplió con poner teléfonos fijos y esto está perjudicando el ámbito personal y las funciones laborales de la policía en los centros penitenciarios.

Ministra de Justicia responde

La ministra de Justicia y Paz, Fiorella Salazar, comentó que, si bien sabían que este proceso no sería sencillo, el ente se debe en primer lugar al cumplimiento de la Ley.

Salazar comentó que han estado revisando los teléfonos fijos y si en algún centro penitenciarios consideran que hacen falta más, es importante que lo hagan saber.

Eso sí, fue enfática al aclarar que el uso del teléfono para temas personales no está permitido y que los mismos pueden ser atendidos una vez que salgan de trabajar. Por esa razón, para Salazar no hay cabida para quejas por no poder atender asuntos familiares o académicos durante las horas laborales.

Exceptuando emergencias, el reglamento indica que no deben estar realizando acciones que les hagan descuidar sus funciones, afirmó.