Última Hora

"He escuchado, he leído y también he visto el sentimiento en el país" con estas palabras inició el presidente Carlos Alvarado su cadena nacional en la que señaló que el gobierno no seguirá con su propuesta inicial, presentada el mes anterior, de impulsar varios impuestos, la cual generó cinco días de bloqueos y violentos enfrentamientos en distintos puntos del país.

Además, el mandatario indicó que, acogiendo con "humildad el llamado de los sectores democráticos de la sociedad", convocará a un diálogo para encontrar una propuesta balanceada. (ver video adjunto)

"Atendiendo el llamado de los partidos políticos representados en la Asamblea Legislativa, así como de las cooperativas, los sindicatos, los empresarios, el sector agropecuario, los solidaristas, la Academia y los sectores religiosos, hoy hago una convocatoria a los distintos sectores que respaldan las vías institucionales para que abramos un diálogo nacional para resolver la emergencia económica que enfrenta el país", puntualizó.

Agregó que en ese diálogo se involucrará él personalmente.

"Hay opciones y propuestas y aún hay tiempo para hacerlo, pero ese tiempo no es ilimitado. Lo peor sería no hacer nada y que solo esperemos a que una crisis más grave nos golpeé como ocurrió hace 40 años", indicó Alvarado.

La propuesta inicial, desechada este domingo el gobierno, planteaba entre otras cosas, la creación de un impuesto del 0.3 por ciento a las transferencias financieras, así como un incremento del impuesto sobre bienes inmuebles y el impuesto de renta.

También apuntaba a la venta de activos como Fanal y Bicsa, así como un plan de movilidad laboral voluntaria.

La idea de estas iniciativas era comenzar negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para acceder a un préstamo y afrontar la crisis económica generada por la pandemia.

Condena al vandalismo

El Presidente dijo que el gobierno redoblará los esfuerzos para reducir el gasto público y reiteró que no se ha planteado la venta del ICE, el INS o los bancos públicos.

Además, aseguró que en los últimos días ha visto con dolor la violencia y vandalismo desatado y condenó tales hechos porque esa "no es la ruta costarricense".

"Los bloqueos deben de cesar ya", dijo el Presidente, destacando el impacto negativo de estos en la actividad económica con miras a recuperar el empleo, así como el riesgo que implica para las vidas humanas.

"Cualquier grupo sectorial con una agenda particular tiene las puertas abiertas para trabajar sus temas específicos pero no usando la vía del bloqueo o la violencia" agregó.

Alvarado enfatizó que su gobierno ha pasado por duros momentos pero que esto ha sido por su actitud de "no patear la bola y más bien resolver los problemas de fondo".

El anuncio del mandatario no convenció a los dirigentes de Rescate Nacional, movimiento que convocó las manifestaciones, y por tal razón anunciaron que todo continuará igual.