Última Hora

Luego de año y medio de un cuidadoso proceso de restauración, este viernes fue presentada nuevamente al público el Acta de la Independencia, firmada en Cartago el 29 de octubre de 1821.

El documento, uno de los principales tesoros patrimoniales de Costa Rica, formó parte del lanzamiento oficial de la conmemoración de los 200 años de Independencia de Costa Rica, que contará con una agenda de actividades aún en construcción y un costo no revelado.

El proceso de restauración del acta estuvo a cargo de un equipo multidisciplinario de los ámbitos público y privado liderado por el Archivo Nacional y en colaboración con funcionarios de la Universidad de Costa Rica.

“En buen tico, el documento había sido bastante traveseado durante toda su historia. Se prestaba, se exhibía, se iba de gira por el país, y es así como se llega a un importante nivel de deterioro que era necesario intervenir”, explicó Alexander Barquero, director general del Archivo Nacional.

El documento, según Barquero, presentaba manchas, oxidación y pequeñas rasgaduras.

El acta es un documento pequeño de dos folios en lo que se proclama la independencia absoluta de España, un primer paso en el proceso hacia la soberanía.

Si bien se firmaron documentos similares en los ayuntamientos de San José, Alajuela, Heredia y Nicoya, el de Cartago es simbólico pues recoge firmas de delegados de otros pueblos: Alajuela, Heredia, Ujarrás, San José, Barva y Bagaces.

A los folios de 200 años se les aplicó un jabón especial como parte del protocolo ideado para limpiar y restaurar el documento con sustancias químicas.

También se les trató con agentes químicos para revertir el proceso de oxidación (presente en las tintas y en el papel), para inactivar metales y para neutralizar la acidez del papel.

Dentro de algunas semanas se efectuarán las últimas tareas, aplicando nanopartículas de hidróxido de calcio, que actúa como reserva alcalina y antioxidante. Finalmente, se colocará una gelatina para darle resistencia a los folios.