Última Hora

Siete de cada 10 costarricenses mayores de 18 años mantienen al menos una deuda formal o informal, muchos de ellos por encima de sus capacidades de pago.

Así lo revela la primera Encuesta de Endeudamiento de los Hogares Costarricenses realizada por la Oficina del Consumidor Financiero (OFC).

El estudio, realizado durante noviembre de 2020 en todo el país, es representativo y tiene como objetivo evidenciar la situación financiera del tico en la actualidad.

Entre los principales hallazgos destaca que el 74% de las 1.200 personas consultadas admitió tener algún tipo de deuda. Ese porcentaje es especialmente alto entre hombres, personas de más de 25 años, jefaturas de hogar, asalariados, casados y personas con educación universitaria.

“La Oficina del Consumidor Financiero ha venido insistiendo que el endeudamiento elevado es una problemática que no solo afecta la salud financiera de las personas y sus familias, sino que también llega a repercutir en la productividad de los individuos y hasta de las empresas. Por ello, esta encuesta fue más allá de conocer cuánto dinero deben los costarricenses, a la vez que se trató de identificar grupos y patrones que tienen las personas respecto al endeudamiento”, explicó Danilo Montero, director general de la OCF.

La encuesta revela que el 35% de los consultados afirmó que apenas les alcanza para lo básico y el 27% no alcanza ni ese mínimo.

En promedio, las personas tienen entre dos y tres deudas, especialmente en créditos personales o de consumo, préstamos con familiares o amigos y las deudas con empresas de electrodomésticos.

Otro hallazgo relevante es que el compromiso de pagar esa deuda está en el orden del 30%, valor que coincide con un nivel considerado aceptable, y contradice en cierto sentido la visión popular de que los costarricenses en general están muy endeudados.

Sin embargo, el estudio sí confirma que hay grupos de población que enfrentan muy altos niveles de endeudamiento, lo que constituye una seria llamada de atención para empleadores, formuladores de política pública o para los mismos legisladores.

Por ejemplo, alrededor del 20% de los encuestados hace pagos por deudas que representan el 62,5% o más de sus ingresos, en algunos casos superando el 150%. Cerca del 18% enfrenta un nivel de compromiso entre 37,6% y 62,5%; por el otro lado, alrededor de 52% de las personas en la muestra enfrentan compromisos del 30% o menos.

“Algo que llama la atención en el estudio son otras dimensiones que pueden explicar el endeudamiento de las personas, como cuando han tenido que apoyar económicamente a familiares o amistades, debido a la pérdida de empleo de ellos mismos o de algún miembro de la familia, o incluso a un divorcio o la quiebra del negocio”, añadió Montero.