Última Hora

Unas 60.000 personas están sin agua potable desde el martes en Barranca, El Roble y Chacarita de Puntarenas debido a un derrame de hidrocarburos en el río Barranca, principal fuente del líquido en la zona.

El Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) atendió la emergencia junto con la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), Comisión Nacional de Emergencia (CNE), Ministerio de Salud y Municipalidad de Puntarenas para realizar las labores de limpieza que concluyeron este miércoles.  

“El Laboratorio Nacional de Aguas, dependencia adscrita al AyA, realiza las pruebas de laboratorio del agua y las acciones de limpieza para asegurar la calidad del agua del río; hasta que la institución tenga total seguridad de la calidad del líquido para su consumo mantendrá suspendido el servicio”, informa el AyA mediante un comunicado de prensa.  

El AyA mantiene 14 cisternas en la zona para atender a los afectados.

Además, se informa que desde este martes se presentó la denuncia ante la Fiscalía de Puntarenas y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) porque terceros serían los responsables de la contaminación.

El sector de Puntarenas centro no está afectado.