Última Hora

Desde que se hizo oficial su entrega, el pasado 6 de abril, 38.525 trabajadores afectados por la emergencia del COVID-19 ya solicitaron y recibieron el Fondo de Capitalización Laboral (FCL).

Esta fue una de las primeras medidas que tomaron los diputados para enfrentar la pandemia: permitir a todas aquellas personas que vieran reducidos o suspendidos sus contratos laborales recibir, de manera excepcional, este auxilio de cesantía.

Por ley, el fondo solo se entrega en caso de despido o luego de cumplir cinco años con el mismo patrono; sin embargo, el impacto del nuevo coronavirus en la economía nacional obligó a esa reforma temporal en la Ley de Protección al Trabajador.

Precisamente, casi la mitad de esas 38.525 solicitudes responden a una terminación de la relación laboral: al menos 18.806 personas reportaron, en lo que va de este mes, haber perdido su trabajo.

Esas cifras se construyen a partir del reporte de las cuatro principales operadoras de pensiones del país: el Fondo de Pensiones de la Caja Costarricense de Seguro Social y los bancos Popular, Nacional y de Costa Rica.

Entre los cuatro se confirma el traslado de más de ₡5.289 millones a la entrega del fondo, cuyo quinquenio se cumplía el próximo año.

Solo el Banco Popular, cuya operadora es la más grande del país, reporta a la fecha 13.472 desembolsos por este motivo para un total de ₡3.017 millones. De estos, 5.314 solicitudes fueron por despido, 5134 por suspensión del contrato laboral y 3024 por reducción de jornada.

El Banco Nacional tramitó 10.825 solicitudes: 4.468 por despido, 4.191 por suspensión y 2.166 por reducción.

En el caso del BCR, suman 6.358 desembolsos entregados, 3.474 por término del contrato, 1.757 por suspensión y 1.127 por reducción.

Finalmente, la CCSS reporta a la fecha 7.870 solicitudes tramitadas: 5.550 por despido, 951 por reducción y 1.369 por suspensión.

La medida, según la reforma aprobada, se extenderá hasta por tres meses, pero puede ser extendida en caso de que así lo demande la emergencia.

Para recibir el Fondo de Capitalización laboral el trabajador debe presentar la solicitud junto con un documento emitido por el patrono en el que conste la suspensión o la reducción; o bien la carta de despedido, según corresponda.

La operadora tiene 15 días hábiles para entregar el dinero.