Última Hora

En total son 2.455 personas, todas costarricenses, las que recibieron la primera vacuna contra la COVID-19 luego de que el pasado 23 de diciembre de 2020 llegaran al país las primeras dosis de las compañías Pfizer y BioNTech.

Del total de personas vacunas desde el 24 de diciembre, el 26.1% pertenecen al grupo de adultos mayores residentes y 4.0% a trabajadores de hogares de larga estancia.

Además, 68.2% son funcionarios de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) que están en la primera línea de atención de pacientes COVID-19; 1.7% de trabajadores de la salud del sector privado y otros funcionarios de primera respuesta, según informó el Ministerio de Salud este domingo.

“El ingreso de las vacunas al país está programada semanalmente durante enero, febrero, marzo y así sucesivamente y esto depende del volumen de dosis que puedan las compañías Pfizer y BioNTech ir otorgando a cada país a partir de la capacidad de producción y demanda mundial”, dijo Esteban Vega de la O, gerente de Logística de CCSS.

Vega, además señaló que en enero se tiene programado el ingreso de 33.150 dosis por semana y se espera que en febrero esa cantidad aumente de manera significativa y en los meses sucesivos.

A la fecha, 27 establecimientos de salud ya pueden realizar la vacunación del primer grupo de riesgo.

Efectos secundarios de la vacuna

El Ministerio de Salud y la Caja informaron este domingo que dos personas han sufrido efectos secundarios tras ser vacunados.

Una de ellas, quien es trabajadora del Hospital Nacional de Niños, presentó dolor de cabeza y reacción alérgica con erupción en la piel, en la zona de tórax y la cabeza.

El segundo caso se trata de una funcionaria del área de salud Carmen Montes de Oca que reporta inflamación localizada en zona del brazo donde se aplicó la vacuna.

Según las autoridades, ambas se recuperaron sin complicación y se encuentran en buen estado de salud y ya no tienen síntomas.

“Las reacciones presentadas fueron analizadas y clasificadas según parámetros internacionales. Es importante que las personas notifiquen en su lugar de vacunación cualquier reacción posterior a la vacunación, para su abordaje y seguimiento”, dijo Xiomara Vega, directora del Centro Nacional de Farmacovigilancia del Ministerio de Salud.