Última Hora

El derribo de cuatro postes del tendido eléctrico, la tarde de ayer en La Chispa de Santa Ana, le costó a la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) alrededor de ₡15 millones.

Así lo informó este lunes el director de Distribución de la CNFL, Luis Fernando Andrés, quien añadió que se necesitaron 14 horas de trabajo continuo para devolver la red eléctrica a su estado óptimo en ese sector.

Poco antes de mediodía, un tráiler se enganchó con los cables en ese sector y provocó el derribo de los postes y la destrucción de cuatro transformadores, así como gran cantidad de la red eléctrica.

El accidente dejó sin electricidad a 1.600 usuarios de la zona hasta pasadas las 10 p. m. cuando fue restablecido el servicio de media tensión.

Los trabajos en la red de baja tensión se extendieron hasta las 5 a. m. de este lunes.

Según Andrés, solo en la sustitución de los transformadores se invirtieron alrededor de ₡6 millones, pero a esto hay que sumarle los postes, el tendido eléctrico y la mano de obra.

Ese costo de momento fue asumido por la CNFL; sin embargo, la institución confirmó que se está analizando la red que había en el sitio y la altura del tráiler para determinar si este tiene alguna responsabilidad.

Con estos cuatro postes ya son 111 los que han sido derribados en lo que va de este año, 70 menos que a la misma fecha del 2019, que terminó con 276 postes reemplazos.