Última Hora

Muy molesto con la actitud de sus jugadores en los últimos minutos del partido, así se mostró Luis Diego Arnáez, luego de que su equipo el Municipal Grecia dejara ir una diferencia de dos goles ante un rival con ocho hombres y al final terminara empatando 2-2 ante el Herediano.

“El escenario pintaba para que hubiéramos sacado la victoria sin sobresaltos, pero estábamos jugando con gente de mucha experiencia y eso los mantuvo ecuánimes pese que la perdieron en algún punto del partido.

“El Herediano con tres jugadores menos y perdiendo 2-0 lo hacía muy bien y nosotros caímos en una actitud de que el partido ya había terminado y facilitamos el trabajo del Herediano”, explicó El Flaco en conferencia de prensa.

Arnáez añadió que no fue un asunto de suerte por parte del Team, más bien cree que fue un partido “extraño” y que dejaron ir el partido por inexperiencia.

“Fue un partido extraño porque nosotros realizamos un buen partido y nosotros íbamos ganando por virtudes nuestras y lo echamos a perder en los últimos cinco minutos, hubo actitudes a los últimos minutos que insinuaban que facilitábamos el trabajo al rival.

''No fue suerte de Herediano, que un jugador de mi equipo le pegue una patada a un rival en el área, eso no es suerte'', mencionó.

El técnico explicó por qué terminó abandonando el partido antes del final del partido que se saldó con un 2-2.

“Nunca me había ido antes de que terminara un partido. Pero si me quedaba ahí no sé que pudiera gritado, era frustración y enojo y nosotros facilitamos ese trabajo al Herediano.

“Deja sensaciones de derrota, pues si hubiéramos ganado el partido estaríamos a solo dos puntos del Santos faltando seis fechas para el final”, añadió.

El Flaco explicó que su intención no era utilizar a los jugadores que venían saliendo de la cuarentena tras dar positivo por COVID-19 como Aldo Magaña y Alberth Villalobos porque “no sabía cómo iban a responder”, aunque este último al final disputó algunos minutos.