Última Hora

En su undécima temporada como piloto, Sergio Pérez aparentemente conoce cada curva de los circuitos internacionales de Fórmula Uno. Pero durante el Gran Premio de la Ciudad de México del domingo en el Autódromo Hermanos Rodríguez, el piloto de 31 años les dio a sus adorados fanáticos locales algo que nunca antes habían visto. Con su tercer puesto, "Checo" Pérez se convirtió en el primer piloto mexicano en terminar en el podio en un Gran Premio de México.

"Estar en el podio de Gran Premio en mi país es algo muy especial", dijo Pérez, quien terminó detrás del ganador absoluto de la carrera y compañero de la escudería de Red Bull, Max Verstappen, y del piloto de Mercedes, Lewis Hamilton.

"Obviamente quería más. Quería ganar la carrera y, obviamente, terminar el uno-dos para el equipo habría sido increíble."

El de México fue el quinto podio del año para Pérez, más de lo que ha tenido en cualquier otra temporada de su carrera. El resultado también es parte de un renacimiento continuo para un ya veterano piloto que apenas hace un año estaba en peligro de dejar la Fórmula Uno.

El camino de Pérez hacia Red Bull

A estas alturas del año pasado, el futuro de Pérez en el automovilismo parecía sombrío. Racing Point, que pronto cambiaría su nombre a Aston Martin bajo la tutela del inversor canadiense Lawrence Stroll, había anunciado en septiembre de 2020 que el cuatro veces campeón de F1, Sebastian Vettel, se uniría al equipo y ocuparía el asiento de Pérez.

Con la Fórmula Uno en rejuvenecimiento, y siendo ya mayor de 30 años, Pérez parecía estar destinado a salir de la clase máxima del automovilismo. Eso fue antes de una de las carreras más importantes de su vida.

En noviembre de 2020 logró un segundo puesto en el Gran Premio de Turquía en Estambul, su primer podio en más de dos años. Luego, en Bahrein, tres semanas después, superó una colisión en la primera vuelta con Charles Leclerc de Ferrari, un incidente que lo dejó caer al último lugar en la carrera, para ganar el Gran Premio de Sakhir.

Eso pareció ser suficiente para convencer a Red Bull, que entre tanto se hallaba en busca de un nuevo socio para la superestrella Max Verstappen.

El desafío de Red Bull

Puede que Red Bull le haya salvado a Pérez una posible jubilación anticipada, pero nunca fue un camino seguro hacia el éxito. Desde que Daniel Ricciardo dejó el equipo en 2018, su reemplazo, Pierre Gasly, duró solo 12 carreras en 2019 antes de regresar al segundo equipo de Red Bull, Torro Rosso. Alexander Albon luego reemplazó a Gasly, pero también fue despedido después de una temporada y media después de no impresionar, abriendo la puerta a Pérez.

El piloto mexicano estaba consciente de que su nuevo vehículo podría ser difícil para sus habilidades al volante y su manejo de neumáticos. Los coches de Red Bull se han construido en torno al estilo agresivo personificado por Verstappen.

Pero después de algunos momentos difíciles en 2021, Pérez ascendió en las últimas cuatro carreras de la temporada hasta cuarto lugar en la clasificación. Incluso consiguió la segunda victoria de su carrera con Red Bull, en el Gran Premio de Azerbaiyán.

Red Bull confirmó a Pérez como uno de sus dos pilotos para la temporada 2022 en agosto, y su tercer puesto en la Ciudad de México, animado por casi 140.000 fanáticos, ha consolidado aún más su estatus con el equipo austriaco. Un veterano de los altibajos de la Fórmula Uno y un piloto casi obligado a tomarse un descanso este año, Pérez sabe disfrutar del momento, mientras dure. "Hoy es uno de esos días que debo disfrutar. Por mí, y por ver felices a tantos en mi país".