Última Hora

Todos los muebles de su casa desde sillones, sillas, mesas, escritorios escaleras las diseñó y las construyó él mismo con sus propias manos.
 
Esa habilidad de crear y construir lo llevaron a estudiar arquitectura, pero con el paso del tiempo también descubrió su fascinación por la pintura, el lienzo y los pinceles.
 
Si bien, Gabriel Calvo es un pintor emergente y autodidacta, es sin duda un artista plástico completo.
 
Su detalle con respecto a la figura humana es impecable, sus trazos bien definidos y sus obras tienen luz propia y hablan por sí mismas.
 
Su propuesta es única y diferente y nos habla del talento que hay en el cantón de Oreamuno en Cartago.