Última Hora

En la casa de don Rafael Ángel Jimenez el canto de los pájaros puede más que el ruido de la ciudad.

Ubicado a pocos metros del corazón de Escazú, este hogar con sus más de 1000 aves son la mejor terapia para este hombre de 56 años.

El mismo nos habla de esta pasión y su historia de superación. En el año 2010, la forma de ver las aves y la vida cambio por completo.

Don Felo y su familia Vivian en calle lajas, lugar donde una avalancha cobró la vida de 25 personas y dejó a decenas de familias sin techo.