Última Hora

Es la música la mejor medicina para el alma. 

¿Quién más sino don Isidro Arce puede dar fe de esas palabras?  Hace dos años llegó al Hogar Madre Berta Acuña, donde todos lo conocen como Fermín el músico.

A sus 93 años padece de problemas auditivos. Pero nada de eso le quita la sonrisa que se dibuja en su rostro cada vez que suena una nota musical.