Última Hora

Hace tres años, doña Cira vende vigorones al lado del faro del Puerto, bajo un higuerón. Trabaja todos los días de la semana de 8 a. m. a 7 p. m.  

Tiene tres hijos, es madre soltera y con la venta de vigorones los saca adelante.  

Prácticamente cuida 80 gatos abandonados que viven cerca del chinamo en el que trabaja.