Última Hora

Su carisma le llenará el corazón y por qué no, le tranquilizará. Se trata de don Tranquilino, el único limpiabotas de San Ramón.

A él lo encontramos en la parada de buses, acompañado de su triciclo y de su herramienta de trabajo.