Última Hora

En el mes de la lucha contra el cáncer de mama, también hay que pensar en las mascotas. Si tiene una perrita, es importante que le revise la zona del vientre para detectar la presencia de masas o deformidades.

¿Nota algo fuera de lo normal o que le llama la atención? Lo mejor es que consulte de inmediato con un veterinario, ya que podría tratarse de un tumor en las mamas.

"Muchos de esos tumores pueden ser malignos, incluso tener una malignidad tan severa que pueden provocar metástasis. Algunos, si nosotros dejamos que avancen mucho, que las masas aumenten de tamaño, nosotros podemos quitar el tumor de ahí, pero ya puede haber metástasis a órganos importantes", explicó el doctor Mauricio Jiménez, director del Hospital de Especies Menores y Silvestres de la Universidad Nacional (HEMS-UNA).

El experto señala que esta condición es mucho más frecuente en hembras.

"Sí ha aumentado la incidencia de patologías de tipo tumoral en las mascotas (...) Los tumores de mama toman un lugar importante dentro de los porcentajes, están a la cabeza de las presentaciones frecuentes de tumores en caninos", agregó el experto.

Tratamiento 

Cuando los propietarios detectan bultos anormales en el vientre de sus mascotas y acuden al veterinario, se deben realizar radiografías de tórax y ultrasonidos de abdomen para conocer el caso con mayor detalle y descartar o confirmar una metástasis. 

El tratamiento que se recomienda es quirúrgico y, casi siempre, acompañado de castración.

"En la mayoría de los casos, nosotros quitamos toda una cadena mamaria. Algunas veces, hay tumores de mama a ambos lados: ahí hay que tomar decisiones quirúrgicas para ver qué es lo más adecuado. Siempre, como protocolo para bajar el influjo hormonal, acostumbramos castrar a la perrita, si no lo está", concluyó el director del HEMS-UNA.

Según Jiménez, algunos artículos científicos refieren que la castración podría ayudar a prevenir la presencia de tumores mamarios.