Última Hora

La obesidad en las mascotas es el trastorno alimenticio más común, suele ser consecuencia de una ingesta mayor de calorías de las que el animal requiere.

Si notamos que nuestro mejor amigo está pasadito de kilos, es importante que lo llevemos a un veterinario de inmediato para terminar las causas, que pueden ser por una patología o por exceso de comida.

Dania Meneiro de la veterinaria Dandy´s, aconseja que se debe cambiar la dieta por una especial baja en calorías.

Además, es muy importante que la mascota realice ejercicio y actividad física. Es preferible escoger una hora del día con tiempo fresco y realizarlo por no más de 30 minutos.

Entre las consecuencias de que una mascota esté en esta condición, está el hígado graso, corazón más débil, dolores musculares y en las articulaciones y que pueden sufrir más rápido un choque de calor.