Última Hora

Sufrir de estrés es un tema del que se ha hablado mucho en los últimos años: no solo los humanos lo tienen, también nuestros perritos.

David Peiró, etólogo y director de FOGAUS Bienestar Animal, explicó que el estrés genera muchos problemas de conducta y problemas de origen orgánico, como las enfermedades.

“Siempre que veamos un problema de conducta en un perro, lo primero que tenemos que atender es el estrés, tenemos que fijarnos cuál es la situación estresante que atraviesa el animal”, comentó el especialista en conducta animal (etología).

Existe el estrés bueno, que se llama eustrés: este lo necesitamos para sobrevivir porque nos da cierto nivel de ansiedad para mantenernos alerta y poder manejar las diferentes situaciones que se presenten.

Sin embargo, hay un estrés perjudicial para la salud y se denomina distrés: este es negativo porque se vuelve crónico y continuo. Ocasiona enfermedades y problemas de conducta.

El estrés causa frustración, miedo, agresividad, e inclusive no los deja jugar normalmente.

“Tener un perro amarrado es una crueldad”

El etólogo considera que los perros que están siempre amarrados a un árbol o a la casa sufren mucho estrés y desarrollan patologías de conducta.

“Tenemos que seguir luchando contra aquella gente que tiene perros sencillamente para tenerlos amarrados, ya sea porque quieren que vigile su finca o casa. Eso no es tener un perro, tener un perro es tener un miembro más de la familia (siempre tratándolo como un perro no un humano). Tener un perro amarrado es una crueldad”, finalizó el experto.

Si desea más detalles, puede ver el video adjunto. Si está interesado en aprender en profundidad sobre psicología y educación canina en positivo, complementar sus estudios o dedicarse profesionalmente a esto, puede escribir a [email protected], ingresar a www.fogaus.com o llamar al teléfono 4020-2220.

Youtube Teletica