Última Hora

Este viernes 29 de abril se conmemoró el Día Internacional del Perro Guía, que busca resaltar el rol que desempeñan estos perros, facilitando la movilidad y la independencia de muchas personas con discapacidad visual.

El perro guía fue el primer perro de asistencia que fue reconocido legalmente a nivel internacional. Hoy en día, incluyendo nuestro país, otros tipos de perros de asistencia y sus usuarios son amparados por la Ley 7.600 (Ley de Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidad).

La doctora Andrea Jiménez Borrero, experta en Terapia Asistida con Animales y
entrenadora, nos explicó cómo ampara la ley a los perros guías, su importancia y cuidados.

Foto: Adobe Stock.

¿Cómo trabaja un perro guía o lazarillo?

"El perro guía es entrenado para percatarse de peligros que pueden afectar a su usuario; por ejemplo, el cruzar una calle. Estos perros son seleccionados desde cachorros buscando características muy específicas para que puedan avanzar con éxito las tres fases de su entrenamiento. Se realiza una estimulación temprana de estos cachorros desde los primeros días de vida. La primera fase de entrenamiento es la de socialización, la cual tiene una duración de 120 días. Una vez realizadas pruebas conductuales al perro, sus entrenadores decidirán si es apto para avanzar a la siguiente fase. El siguiente proceso es el entrenamiento de las habilidades para un perro guía. La última etapa es la de acoplamiento, en donde se une al perro con su usuario", comentó la vocera del Colegio de Médicos Veterinarios.

Según la experta, en Costa Rica la comunidad ciega no tiene acceso a perros entrenados en el país, sino que deben de adquirirlos en el extranjero. Esto significa que los perros tienen un valor más alto de adquisición y que, para darles seguimiento al entrenamiento, el usuario debe desplazarse al país de origen de la organización o pagar el traslado de un entrenador de la organización a Costa Rica.

"La organización Corica cuenta con un entrenamiento básico de todo su equipo para entrenar perros guía. Como segunda etapa del proyecto, actualmente parte del equipo se encuentra en el España, capacitándose con entrenadores de punta especializados en perro guía, por lo que espero que pronto la comunidad ciega costarricense tenga acceso a estos perros y su continuo entrenamiento durante sus años de trabajo", detalló Jiménez.


Foto: Adobe Stock.

¿Cómo los ampara la ley?

Según la Ley 7.600, estos perros y su usuario tienen libre acceso a todos los medios de transporte público, edificación pública o privada, sin que les genere un gasto adicional.

Tanto los perros guía como los que estén en cualquiera de las tres fases de entrenamiento deben de ir debidamente identificados con su peto (chaleco) y con su usuario para poder acceder a dichos espacios.

¿Falta reglamentación en la ley?

"En este momento, falta un protocolo que vele por el bienestar físico y emocional, específicamente de los perros de trabajo en el país. El colegio está en la disposición de colaborar en la redacción de uno. Sabemos que la Ley de Bienestar Animal contempla el bienestar de los animales, sin embargo, estos perros de trabajo necesitan una atención médica veterinaria rigurosa y constante muy distinta a lo que un perro mascota debe de tener. Este reglamento debe de ser emitido por el Colegio de Médicos Veterinarios, ya que somos los únicos profesionales con el conocimiento para realizar un protocolo de salud para dichos perros", subrayó la entrenadora de perros de asistencia.

Importantes cuidados

Los perros de asistencia y los perros de terapia están en un estrecho contacto con usuarios, familiares, pacientes de las diferentes terapias, población en espacios públicos y privados. Debido a esto, el deber de los médicos veterinarios es prevenir la posibilidad de transmisión de enfermedades de los perros a los humanos (enfermedades zoonóticas).

Únicamente un médico veterinario puede determinar cuándo un perro de trabajo se encuentra en un estado de salud óptimo para trabajar. "Es nuestro deber poder diagnosticar dolor crónico, por ejemplo, el cual pasa desapercibido por una persona que no ha estudiado medicina veterinaria. Estos perros trabajan 24-7 por lo que es nuestro deber anteponer la salud de nuestros pacientes ante cualquier necesidad de terceros", agregó la experta.

Finalmente, un perro guía o cualquier perro de trabajo necesita ser jubilado previo al promedio de ocho años. 

"El poder detectar mediante exámenes físicos periódicos, pruebas de laboratorio e imágenes (radiografías, por ejemplo) si el perro de trabajo debe de salir de trabajar de manera pronta no solo velará por el bienestar de ese animal, sino que además le dará tiempo a su usuario de poder realizar el papeleo con la organización para poder adquirir un nuevo perro guía", concluyó la vocera.

Youtube Teletica