Última Hora

Los perritos ladran por muchas razones: es su forma de expresarse. 

Sin embargo, hay que tener cuidado cuando los ladridos son constantes y llegan a interrumpir la paz de la comunidad, ya que lo pueden denunciar y terminar con una multa de hasta seis salarios base, unos ₡2 millones.

La legislación de Costa Rica no establece que los ladridos de un perro o los sonidos de animales sean delito; pero cuando un ruido es constante y perturba la paz de las personas, estas pueden presentar una denuncia en el Juzgado Convencional. 

Muchas personas acuden al Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa), pero a esta institución no siempre le corresponden los casos.

"Tanto el Ministerio de Salud y Senasa mantenemos competencia en el tema. En esos casos, lo ideal sería que la institucionalidad realice una visita conjunta y cada una de ellas tutele el asunto desde su perspectiva competencial. Así, por ejemplo, el Servicio de Salud Animal tutelaría todos aquellos temas relacionados con el bienestar animal y el Ministerio de Salud tutelaría todo lo relacionado con el tema de la salud de las personas, cuya molestia está siendo causada por esos ruidos”, comentó Antonio Vanderlucht, jefe de asesoría legal de Senasa.

Eso sí,  si va a denunciar tenga cuidado porque tiene que probar la afectación de los ladridos a su persona, no puede solo denunciar si el perro de su vecino no le simpatiza.

Porque, de ser así, más bien su denuncia sería calumniosa y usted sería el perjudicado.