Última Hora

La abrupta salida del técnico Luis Fernando Fallas del banquillo de Limón FC a hora y media del inicio del partido ante Alajuelense, causó mella en el camerino caribeño.

El técnico interino del juego, Ricardo Allen, aseguró que fue muy complicado tomar las riendas del partido de esa manera y a su criterio, el equipo plantó cara a la Liga, pese a la derrota 0-2.

“Fue un partido complicado, un equipo bien organizado y fuerte. Con todo y todo el equipo hizo un buen partido.

“Muy complicado de la manera que se da asumir el partido así, pero simplemente somos empleados de la institución y estamos a la orden.

“Eso (la salida de Fallas) fue un impacto para el camerino, pero ya eso le corresponderá a la junta que vaya a resolver”, mencionó el estratega interino.

De momento Allen no sabe si seguirá al frente del equipo o si continuará como asistente en caso de la llegada de otro estratega.

Lo que sí sabe es que el equipo tiene que seguir entrenando y alguien tiene que quedar a cargo.  

“Estamos esperando que se resuelva toda la situación y estamos sentados y escuchando, pero eso no me toca a mí. Obviamente alguien tiene que asumir los entrenamientos, pues el equipo no puede quedar botado”, sentenció.

Sobre el desarrollo del partido, Allen fue claro en admitir que se siguió lo planeado por el técnico saliente y que los cambios fueron pocos.  

“Ya había una planificación y nos apegamos a lo hecho por el profesor e hicimos un par de cambios según la situación que se daba y luego hicimos cambios según el partido.  

“El tema psicológico claro que afecta, incluso personalmente, uno está pensando en otras cosas y la parte personal afecta, pero somos profesionales y entendemos que hay que resolver en el momento”, concluyó.

Limón FC acumula dos derrotas en el torneo, la primera de ellas la perdió en la mesa luego de no poder disputar su partido ante Guadalupe FC por deudas con la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), situación que ya lograron resolver.