Última Hora

El gerente deportivo de Alajuelense, Agustín Lleida, respondió ante los medios sobre si su cargo en el equipo manudo está en jaque luego del nombramiento de Alberth Rudé como director técnico.

Los cuestionamientos de cierta parte de la afición se dan en torno a los 34 años que tiene el estratega catalán y que asumirá por primera vez como entrenador en jefe.

“A la gente le podemos decir que desde el momento en que hemos llegado aquí no se han tomado decisiones fáciles o populares. Si viene Albert es porque consideramos que tiene las condiciones para darnos la identidad de juego que nosotros queremos ver”, expresó Lleida durante la presentación oficial de Rudé.

Agrega que el clima y los comentarios son muy similares a cuando se presentó Andrés Carevic, quien salió con la 30 bajo el brazo.

“Este cuestionamiento que se está haciendo hoy es el mismo que se hizo hace dos años y medio. Es un entrenador que no es conocido en el medio, tampoco lo era don Andrés, pero sabemos que por capacidad y estilo de juego puede pegar muy bien con la plantilla”, mencionó.

Lleida explicó que la idiosincrasia de Alajuelense no le permite tomar decisiones por sí solo, por eso todo lo que proponga deberá tener la aprobación de sus superiores.

“Esto es un club que tiene una junta directiva y todos los demás estamos por debajo. Como todos saben, he tenido un gran apoyo de la Junta Directiva y todas las decisiones se han tomado de manera conjunta”, explicó el español.

Sobre las pancartas que aparecieron esta mañana en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) en Turrúcares con mensajes como “Respeten los colores” y “Jugadores sin huevos”, el gerente deportivo le da la razón al aficionado.

“Estoy completamente de acuerdo con la afición, ellos siempre podrán exigirnos y demandarnos, el club es suyo y nosotros tenemos la responsabilidad de dar los resultados que ellos quieren de manera inmediata”, concluyó.

Asistente con responsabilidades.

Rudé quiso dejar claro cual fue su rol como asistente del uruguayo, Diego Alonso, en sus experiencias más recientes.

Según mencionó, en Pachuca tuvo la labor de analizar el rendimiento individual de cada jugador en busca de la mejoría conjunta, un trabajo que evolucionó a otras tareas cuando asumieron Monterrey.

“En el Inter de Miami fue la consolidación de unas funciones muy relevantes, de gran responsabilidad, por las cuales me siento muy preparado para asumir este reto”, dijo.

Quien sí tiene argumentos para hablar de Rudé es Óscar Torres, el mexicano que se sentará a su lado como asistente al igual que Junior Díaz.

“No sé porqué escucho la pregunta del miedo. Es un técnico que viene con una preparación top, del país donde se juega mejor al fútbol que es España, está muy preparado y la experiencia no son años, sino capacidad y el señor (Rudé) la tiene”, sentenció Torres.

Youtube Teletica