Última Hora

Faltaron los goles en el Ricardo Saprissa. Los postes evitaron que los morados tomaran alguna ventaja, pero Alajuelense, al contragolpe, equilibró en el complemento e hizo su parte.

El clásico nacional dividió puntos para los dos lados con un 0-0 y mantiene las cosas prácticamente iguales en la clasificación del torneo: Saprissa sigue tercero y la Liga sumido en el sótano.

En el primer clásico de Walter Centeno en el banquillo, los tibaseños lograron controlar la pelota pero profundizó poco en el último cuarto de cancha.

Saprissa intentó llegar por las bandas con Bolaños y Venegas pero sus desbordes generaron pocas conexiones efectivas con el catracho Rubilio Castillo, quien tuvo muy poco chance para mostrar su condición de 9.

La opción más clara en la primera parte estuvo en los pies de Marvin Angulo, quien estrelló en el horizontal un remate al 27 cuando los aficionados ya cantaban el primero.

Alajuelense era un desconocido en el patio morado y el descanso le cayó como anillo al dedo a sus jugadores, quienes despertaron tras reanudarse las acciones.

También fue la oportunidad para los porteros. Ambos fueron exigidos una y otra vez y terminaron sin consecuencias en sus arcos.

Primero fue Aaron Cruz en el arranque del complemento cuando ganó el primero de dos mano a mano con el delantero Roger Rojas, quien no estuvo fino con la definición.

Después fue Patrick con ayuda de Jose Miguel Cubero los que se encargaron de evitar la celebración de Bolaños al despejar un balón en la línea.

Cruz se erigió como héroe con otro gran achique a Roro, la segunda clara para el catracho, quien tampoco logró desviar de forma efectiva un remate de cabeza por parte de Allan Miranda.

El resultado dejó inconforme a una afición morada exultante desde la llegada del Paté apenas hace una semana. Pese a esto, Saprissa es tercero con 14 puntos. 

Alajuelense en cambio, dejó pasar un gran escenario para lavarse la cara y levantar cabeza en el año del Centenario, ya que suman solo 6 unidades y se encuentran empatados en el sótano con Carmelita y Santos.