Última Hora

Buscaron refuerzos por aproximadamente un mes. Vieron videos y pidieron recomendaciones y finalmente los anunciaron, pero eso no evitó el primer gran error de Benito Floro al mando de Alajuelense.

Fue el técnico español quien tomó la mala decisión en el caso de Leandro Da Silva, quien quedó fuera del club por no pasar las pruebas físicas.

El mismo estratega indicó durante la presentación que el volante les iba a ayudar mucho dentro del terreno de juego.

“Es un brasileño experto que tiene buena experiencia en diferentes equipos de diferente nivel. Es un hombre con capacidad de jugar de mediocentro o de defensa central, en ambos sitios. Es un hombre que no aporta temple y juego”, indicó Floro el pasado 28 de enero durante la presentación.

El error radica en que la Liga ya había vivido la experiencia del lateral José Andrés Salvatierra que no pasar pruebas físicas y aún así el técnico aprobó fichar al brasileño sin siquiera realizar estas evaluaciones.

La Liga invirtió cerca de 3 millones de colones en traer al jugador entre tiquetes de avión para él y su representante, así como en hospedaje.

Ahora el jugador analiza la opción de ver si demanda al club, pues aún tiene firmado un año más de contrato, aunque según el gerente Marco Vásquez, los rojinegros se cuidaron en este aspecto.