Costa Rica mermó de forma considerable la cantidad de legionarios que se desempeñan en Europa, el continente que reúne lo que más vale y brilla del fútbol internacional.

Además muchos de los nacionales en el viejo continente luchas para encontrar minutos en cancha con sus equipos.

Keylor Navas, portero del París Saint Germain (PSG), sigue siendo el estandarte nacional y casi que el único que se mantiene activo en un club grande y con la posibilidad de ganar títulos.

Luego de su paso por el Real Madrid, equipo con el que ganó tres Champions League de forma consecutiva, Navas aterrizó en París para consolidarse como indiscutible bajo los tres palos.

Disputó 21 partidos como titular antes de que la pandemia por COVID-19 obligara al parón y fueran coronados campeones de forma anticipada.

El cancerbero de 33 años ya se encuentra entrenando para defender el arco en la final de la Copa de Francia el 24 de julio contra Saint- Étienne; el 31 del mismo mes la Copa de Liga contra el Lyon y a partir del 12 de agosto la final inédita de la Champions League en Lisboa.

Poca participación

El otro costarricense que milita en una de las mejores ligas del mundo es el defensor Óscar Duarte con el Levante de la Liga española.

El tico llegó esta temporada para reforzar al conjunto granota pero le ha tocado observar la mayoría de partidos desde el banco de suplentes.

Desde que llegó a Ciudad de Valencia, el zaguero de 31 años solo ha disputado 304 minutos en tres partidos como titular y tres como suplente.

Debido a la poca participación, será difícil que el mundialista de Brasil-2014 y Rusia-2018 continúe en la liga de las estrellas para la siguiente campaña.

En un tercer plano aparece el volante Celso Borges, figura del Göztepe de Turquía y que para esta temporada ha perdido su cartel como indiscutible en el equipo titular.

Luego de disputar 32 partidos en el primer año, 27 de ellos como estelar, para este torneo solo suma once juegos desde el arranque, mientras que en siete oportunidades ingresó de variante.

Otras figuras de La Sele se mantienen activos en equipos con un perfil modesto en el Viejo Continente. Tal es el caso de los laterales Bryan Oviedo, quien juega para el Copenhague (Dinamarca) o Cristian Gamboa en el VFL Bochum de la segunda división alemana.

Nunca dieron el salto

Varios jugadores costarricenses cruzaron el charco para firmar con equipos de ligas escandinavas que les pudiera servir como vitrina hacia ligas más importantes.

Sin embargo, pocos han brillado con luz propia y la que perfilaban como catapulta se ha convertido en su casa ya por varios años.

En esta condición encontramos compatriotas como Deyver Vega (Valerenga), Bismark Acosta (Brann) y Diego Campos (Jerv) de Noruega, Alexis Gamboa (Waasland Beveren, Bélgica), Andy Reyes (Pasching, Austria) y Myron George (Honved, Hungría).

De este grupo destaca Acosta, un jugador que se ha mantenido como titular en su equipo.

Además pasa por un buen momento Felicio Brown con el Rakow Czestochowa de Polonia, quien suma esta temporada 24 partidos y nueve anotaciones.

La presencia de sangre tica en el fútbol asiático también mermó y actualmente los únicos representantes son Elías Aguilar que regresó al Incheon United de Corea del Sur, país donde también juega Marco Ureña con el Gwangju.

Danny Carvajal se mantiene en las filas del Hito Hollyhock de la segunda división de Japón, mientras que José Guillermo Ortiz firmó para la siguiente temporada con el Ho Chi Minh City de la máxima categoría de Vietnam.