Última Hora

El resultado al final fue lo de menos. La derrota 0-2 ante el Betis en el Santiago Bernabéu solamente suma para la estadística de una temporada negra para el Real Madrid.

Sin embargo, el juego de este domingo fue un carrusel de emociones para el arquero costarricense Keylor Navas. Aunque su silencio es profundo y deja muchísimas preguntas sin respuesta sobre su futuro, el tico dejó hoy claro que se marchará del Real Madrid tras cinco años de ensueño.

Primero lideró una arenga en el centro del terreno de juego con todos sus compañeros titulares segundos antes del pitazo inicial del partido. Ya ahí había algo distinto en Keylor.

Lea también: Zidane sobre futuro de Keylor Navas: "La verdad no sé qué va a pasar"

Durante el partido lució concentrado, y aunque no pudo evitar la caída de los merengues no tuvo culpa en los dos goles del Betis. Al contrario, ofreció dos tapadones que sirvieron de excusa para que el Santiago Bernabéu lo ovacionara.

Pitazo final, todas las miradas sobre Navas. En solitario, cabizbajo y con paso lento el tico inició su camino hacia el centro del terreno de juego, pero algo lo hizo detenerse a mitad de camino. Se hincó y alzó sus brazos hacia el cielo y ofreció una oración a Dios, suponemos que de agradecimiento. Se persignó, se puso de pie e inmediatamente recibió otra ovación del público merengue, quizás la última.

Fue entonces cuando el portero costarricense no dejó lugar a dudas y comenzó a despedirse de todo el madridismo, con cara melancólica y aplaudiendo por momentos, por otros gesticulando un adiós con su mano derecha. Llegó a un costado de la cancha en su camino hacia el túnel de salida rumbo al camerino, y fue su gran amigo Marcelo quien lo recibió con un abrazo.

Lea también: Keylor Navas se despidió del Bernabéu en otra mañana gris del Real Madrid

Minutos después, ya con el Santiago Bernabéu casi vacío, salió de nuevo a la gramilla donde lo esperaba su esposa y sus tres hijos. Foto familiar para el recuerdo de ¿su último partido en el Real Madrid?

Ahora la incertidumbre seguirá por unos días más, hasta que el propio Keylor Navas o el club madridista confirmen su salida. El tico tiene contrato con el Real Madrid hasta 2021.