Última Hora

Para muchos fue toda una sorpresa observar la bandera de Costa Rica en el partido entre La Sele y el País Vasco esta tarde. 

Desde el balcón de uno de los edificios de apartamentos que dan al estadio Municipal de Ipurúa, la turrialbeña Ana María Dodero portaba con orgullo la bandera tricolor.

Ella se encontraba junto a su esposo Ekhi Belar, quien es de Eibar y con quién se caso y viven allá desde hace casi siete años luego de conocerse en nuestro país tras vivir una temporada en Costa Rica.  

La pareja vive cerca de ahí y se encontraban en la casa de un familiar del esposo.

“Hace seis años y medio que vivo aquí y la oportunidad de venir a ver el partido se dio por un familiar que vive en los apartamentos y nos invitó a verlo desde aquí por todas las restricciones del COVID-19 nos invitó y ya que estábamos tan cerca aprovechamos”, indicó Ana María.

Ana María Dodero, estudió Administración Aduanera en la Universidad de Costa Rica.

“La última vez que vi a La Sele fue el partido ante Estados Unidos cuando los recibimos en casa tras el juego de la nieve y fue uno de los mejores partidos de la historia, super emotivo”, aseveró.

No cabe duda de que el mundo es muy pequeño y esta tica tuvo la fortuna de apoyar a La Sele desde lo alto.

"Me sentí super feliz. Las posibilidades de que viniera Costa Rica a jugar aquí al pueblo donde vivimos eran super remotas, así que era una gran oportunidad que no esperábamos y muy emocionada y feliz de que vinieran aquí", concluyó la única aficionada tica del partido pues se llevó a cabo a puerta cerrada por las restricciones del COVID-19 en España.  

*Colaboró el periodista Olman Mora del Comité Olímpico Nacional*. 

**Video cortesía de Diego Brenes de la Fedefútbol**