Última Hora

Uno de los cambios que presenta la Tricolor en esta octagonal rumbo a Catar 2022, es que el equipo no realiza un reconocimiento previo de las gramillas en las que juega en condición de visita.

Esa fue la pauta que determinó Luis Fernando Suárez en la visita al Rommel Fernández de Panamá en setiembre y se repetirá esta semana para el duelo en el estadio Olímpico contra Honduras.

Las razones del por qué fueron brindadas por el estratega colombiano este miércoles, en la conferencia de prensa antes del viaje a suelo catracho.

“Cuando se va a esas prácticas de reconocimiento se tienen un montón de limitantes, en las cuales uno no puede hacer lo que quiera en la parte táctica”, destacó Suárez.

Para el técnico, se toman demasiados cuidados para no afectar las condiciones del césped a la hora del partido y eso no deja desarrollar un entrenamiento con normalidad.

“Uno busca una práctica que pueda ser importante para lo que se quiere al día siguiente y a veces solo te dejan tocar la grama, tienes que entrenar con determinados zapatos. En fin, hay muchas más cosas negativas que positivas, por eso considero que el conocer la cancha no es tan importante”, acotó.

Suárez espera un conjunto hondureño muy aguerrido desde el arranque y señaló que no hay semejanza con el cuadro que dirigió en la clasificación rumbo a Brasil 2014.

“Yo creo que ya no hay puntos de comparación, me parece que hay situaciones en las cuales, después de siete u ocho años donde ha habido una transición de jugadores, no hay puntos de comparación”, señaló.

Posteriormente, alabó el trabajo que realiza Fabián Coito con la ‘H’.

“Me gusta lo que hace él (Coito). Me parece que a nivel juvenil hizo cosas con Uruguay muy interesante, tiene un asistente como Miguel Calero que conoce mucho el fútbol de Honduras, esa escuela uruguaya trabaja muy bien en lo táctico”, concluyó.

Youtube Teletica