Última Hora

Luis Fernando Suárez será el técnico número 53 en asumir el banquillo de la Selección Nacional.

El estratega colombiano llega con el papel de “salvador” bajo su brazo tras dos años perdidos en el proceso con el uruguayo-argentino Gustavo Matosas y Rónald González.

Precisamente, aquello de los procesos inconclusos es toda una tradición en este siglo para la Tricolor, pues desde el 2000 hasta la fecha solo Jorge Luis Pinto y Óscar Ramírez lograron completar un proceso eliminatorio completo.

Eso sí, ninguno de los dos llegó como primera opción al banquillo, pues antes hubo un técnico que terminó saliendo antes de ellos asumir.

Incluso, si desmenuzamos más los últimos procesos, en todos ha habido un despido o bien una salida del cuerpo técnico.

Repasemos uno a uno los procesos:

Eliminatoria Corea-Japón 2002.

Inmediatamente eliminados de Francia 98 se decidió elegir a Francisco Maturana con bombos y platillos para regresar a La Sele a otro mundial.

Maturana duró solo siete meses y disputó 11 partidos con cinco victorias, dos empates y cuatro derrotas tras una serie de polémicas a su alrededor y terminó haciéndose a un costado.

Marvin Rodríguez, un viejo conocido, tomó a La Sele por tres meses mientras se asignaba a un técnico de más cartel. El elegido fue otro paquetazo como el brasileño Gilson Nunes quien tras dejarnos casi al borde del abismo fue destituido.

Alexandre Guimaraes llegó al rescate y su primer objetivo fue sacar una serie de desempate ante Guatemala en Miami para clasificar a la hexagonal final… el resto es historia.

Guima tuvo la mejor eliminatoria hasta el momento que culminó con el Mundial de Corea y Japón, aunque quedó en primera fase.

Rumbo a Alemania 2006.

Guimaraes se marchó de Tricolor una vez finalizado el Mundial asiático. Tras un breve interinato de Rodrigo Kenton, la Fedefútbol apostó por el estadounidense Steve Sampson.

De agradable verbo y forma de ser, Sampson duró un año y cinco meses en el cargo y fue separado tras empatar en la primera fase de la eliminatoria ante Cuba a doble partido (La Sele clasificó por gol de visita).

El colombiano Jorge Luis Pinto se encargó de sustituir al estadounidense y tras un regular comienzo fue destituido por presiones de la prensa luego de empatar en Trinidad y Tobago en media hexagonal.

Presión de prensa y aficionados volvieron a poner a Guima al banquillo de la Tricolor. El tico terminó enderezando el barco y clasificando a Costa Rica a su tercer Mundial, el segundo en el currículum para el estratega.

Eso sí, la historia en Alemania fue todo un fracaso y la Tricolor fue penúltima de aquella Copa del Mundo.

Para Sudáfrica 2010.

Tras el Mundial, Carlos Watson estuvo como interino mientras se buscaba un técnico. El elegido fue Hernán Medford quién arrancó la eliminatoria.

Los resultados no acompañaron a Medford que consiguió la peor racha hasta el momento sin victorias, aunque logró meter a La Sele a la cuadrangular previa a la hexagonal final.

Destituido de su cargo, el técnico que tomó la batuta para el resto de la eliminatoria fue Rodrigo Kenton.

Con Kenton La Sele mostró un gran nivel que le permitió terminar líder de la hexagonal al término de la primera vuelta, pero después vino una de las peores debacles y el estratega fue cesado cuando ya las alarmas estaban encendidas.

Con la labor de salvar una clasificación que se escapaba fue nombrado el brasileño René Simoes. En los últimos tres juegos eliminatorios Costa Rica levantó su nivel, pero quedó fuera de los boletos directos y sentenciado a jugar un repechaje ante Uruguay. La Sele cortó su racha de clasificación a los mundiales al quedar eliminado en Montevideo.

Eliminatoria Brasil 2014.

Nuestro mejor Mundial se comenzó a gestar desde mucho antes. Rónald González asumió su primer interinato en el 2010 y un año después llegaría el mexicano-argentino Ricardo La Volpe como estratega designado.

Con La Volpe comenzó un proceso de prueba y error y con mucha paciencia descubrió algunos futbolistas que después serían clave.

Pero tras un año, dejó el cargo por “finiquito” y mutuo acuerdo antes del inicio de la eliminatoria mundialista por malos resultados. Dirigió 17 partidos, con saldo de cuatro victorias, ocho empates y cinco derrotas.

El sustituto no fue otro que el colombiano Jorge Luis Pinto quien es uno de los pocos estrategas que han logrado comenzar y concluir todo un proceso eliminatorio.

Tras un mágico Mundial de Brasil 2014 donde se consiguió un octavo lugar, los roces de los capitanes de la Tricolor y las denuncias de maltrato por parte de diferentes partes de la federación terminaron con una salida “en mutuo acuerdo” (situación que luego fue desmentida).

Camino a Rusia 2018.

Luego de la salida de Pinto, su asistente Paulo César Wanchope estuvo al frente de la Tricolor de forma interina, pero rápidamente los buenos resultados conseguidos le permitieron asumir ya como técnico oficial.

La Tricolor caminaba bien y tras una eliminación en Copa Oro y un escándalo de Wanchope en Panamá, el estratega fue cesado de su puesto.

El sustituto fue Óscar Ramírez quien llegó tras sumar unos grandes años en Alajuelense. El Machillo es junto a Pinto, los únicos técnicos que han logrado terminar un ciclo completo de eliminatoria e incluso pudo dirigir en Copa del Mundo.

Con Ramírez la Tricolor hizo una correcta eliminatoria y clasificó a su quinta Copa del Mundo donde otra vez se quedó en primera fase y los resultados no fueron los esperados.

La presión de resultados tras un mundial brillante y amenazas a sus familiares que quiso ocultar la Fedefútbol y algunos sectores de la prensa, terminaron con la salida de Ramírez y el retiro completo del fútbol.

Actual ruta hacia Catar 2022.

Comenzó con un interinato otra vez de Rónald González casi por cinco meses.

De ahí se designó al argentino-uruguayo, Gustavo Matosas luego de designarse una comisión especializada para la elección del nuevo timonel, como si de un nuevo Papa se tratara.

Matosas solo estuvo 10 meses al frente de Costa Rica, cuando justo un día antes de un amistoso con Uruguay salió ante los medios a decir que se “aburrió” de dirigir a La Sele.

La excusa solo sirvió para que el argentino volviera al fútbol mexicano con el Atlético San Luis que sencillamente le pagaba lo que la “aburrida” federación no podía pagarle. Por cierto, solo dirigió un par de meses con el San Luis tras malos resultados.

Douglas Sequeira asumió por un partido, antes de darle la oportunidad a Rónald González quien al fin era designado como técnico oficial tras tres interinatos.

Pero con González (un año y ocho meses) la Sele cosechó 11 partidos sin ganar y solo dos goles. La situación era insostenible y tras una goleada en contra 0-4 ante Estados Unidos, fue destituido.

Ahora será el turno para el tercer técnico en este proceso, el colombiano Luis Fernando Suárez, con el que están puestas todas las esperanzas de poder clasificar a Catar 2022.

La eliminatoria para Costa Rica comenzará el 1° de setiembre donde esperamos que ya se vea algo del trabajo del cafetero.

Youtube Teletica