Última Hora

“Estamos unos 12 partidos atrasados a ellos” fueron las contundentes palabras de Rónald González tras entrar dando tumbos a la fase final de la Liga de Naciones en noviembre anterior y con relación a las otras selecciones rivales de Concacaf.

Rónald, quien por primera vez se le daba el chance de tomar la Selección Nacional tras tres interinatos, solo tuvo un mes para formar equipo y luchar en la Liga de Naciones ante Haití y Curazao.

Desde ahí comenzaría toda una odisea de la Tricolor y uno de los procesos más cortados en toda la historia debido a la pandemia por la COVID-19 que toma el mundo.

El saldo: una única victoria en el proceso de González al frente de la Tricolor.

El último tropiezo, una dolorosa derrota ante Panamá el sábado anterior en el epílogo y tras ocho meses sin participación.

Siete partidos, un triunfo.

Al frente de la Tricolor en este proceso, el estratega acumula una sola victoria ante Bermuda en Liga de Naciones.

Todos sabemos que la pandemia ha afectado a toda las selecciones del mundo, pero haber ganado una vez en siete partidos preocupa, más si al frente hay nombres como Bermuda, Haití, Curazao y Panamá.

De hecho, curiosamente en el 2019 se disputaron tres partidos ante Haití y no se les pudo ganar: una derrota con Matosas y dos empates con Rónald.

El primer partido de González fue precisamente el 10 de octubre del 2019, justo el sábado se cumplió un año.

Aquella ocasión La Sele empató 1-1 en su visita a Haití como parte de la Liga de Naciones de Concacaf.

El único gol lo marcó José Guillermo Ortiz para la Tricolor.

Tres días después, ya en suelo tico, La Sele volvía a empatar esta vez sin goles ante Curazao y la duda comenzaba a tomar forma en el proceso.

Para las fechas de noviembre, Costa Rica registró la única victoria 1-2 en su visita a Curazao gracias a goles de Johan Venegas de penal y Francisco Calvo con un cabezazo tras quedarse La Sele con 10 hombres por la expulsión de Ricardo Blanco.

La Sele cerraría su boleto a las semifinales de la Liga de Naciones con un deslucido empate 1-1 ante Haití, gracias a otro gol de Francisco Calvo.

Con estos partidos superados, González veía un 2020 como la oportunidad de oro para retomar ritmo y poner sobre la marcha todo un proceso que había planeado.

Cayó en el primer amistoso ante Estados Unidos sin legionarios europeos 0-1 en Carson, California.

Luego tenía arreglado jugar dos amistosos ante Grecia y Panamá, que la pandemia por la COVID-19 se trajo abajo.

Y tras un fallido intento de juego ante México, vino el doble partido que tuvo el primer episodio este sábado.

La convocatoria se vio afectada por dar positivos por COVID-19 varios jugadores de Alajuelense y Santos, lo que la Selección pasó de plan B a C y en un rejuntado que aburrió y terminó cayendo en el último minuto ante Panamá. Los canaleros nunca habían ganado en suelo tico.

Ahora vendrá otro duelo este martes con la obligación de mejorar, pero sobre todo volver a soñar con una victoria en casa y aunque sea un amistoso.

Precisamente la última victoria de Costa Rica en casa fue el pasado 20 de junio del 2019 en el inicio de la Copa Oro que se realizó por primera vez en suelo tico y en el que la Tricolor se impuso 2-1 con Gustavo Matosas al frente.

Los juegos de Rónald González con La Sele en este proceso:

Haití 1-1 Costa Rica (Liga Naciones)

Costa Rica 0-0 Curazao (Liga Naciones)

Curazao 1-2 Costa Rica (Liga Naciones)

Costa Rica 1-1 Haití (Liga Naciones)

EE.UU. 1-0 Costa Rica (Amistoso)

Costa Rica 0-1 Panamá (Amistoso)