Última Hora

En el último suspiro del partido, la Selección de Panamá consiguió un gol agónico que le permitió sacar la victoria por la mínima (0-1) ante Costa Rica, en el primero de dos duelos amistosos que disputarán estos combinados en el Estadio Nacional.

En la última jugada de partido, y quizás la única de peligro, Abdiel Ayarza llegó al segundo palo para cerrar la pinza y marcar el único gol del cotejo al 90+1 que dejó un sabor amargo a los ticos luego de dominar la mayor parte de las acciones.

Esta es la primera vez en la historia que Panamá gana en territorio costarricense, y significó el regreso de ambas selecciones a la competición luego del parón por la pandemia de COVID-19. 

Aunque el resultado deja dudas ante la imposibilidad de La Sele para encontrar la carta de gol, el partido sirvió para que ambos técnicos observaran nuevas caras que podrían colarse en futuras convocatorias para la eliminatoria rumbo a Catar-2022.

En la Tricolor fueron cuatro los futbolistas que de arranque se estrenaron y cumplieron con su cometido: levantar la mano en un equipo alternativo que contó solo con la presencia de Óscar Duarte como legionario.

Rónald González se inclinó por Minor Álvarez en el arco, quien demostró seguridad, Mauricio Núñez velocidad y atrevimiento por la banda izquierda, así como la potencia de Jaikel Venegas y Justin Daly que se encargaron de llevar peligro en la primera parte.

Estos debutantes, a la par de otros más experimentados como Yeltsin Tejeda, Marvin Angulo y Johan Venegas, sometieron al conjunto panameño a la presión con un control absoluto de la pelota, pero que no encontró la manera de abrir el marcador.

En la primera parte, una asociación de los Venegas que terminó con un puntazo de Johan, así como un mano a mano de Daly ante arquero canalero, fueron las más claras de La Sele.

Los panameños, por su parte, se armaron en defensa para soportar el ataque de un conjunto tico que en la segunda parte bajó el ritmo y que con los cambios no encontró nuevas respuestas para cambiar el norte del partido.

Cuando parecía que el empate premiaría más el orden de Panamá que el dominio tico, Ayarza llegó al área para culminar una buena combinación ofensiva que le permite obtener un triunfo que devuelve la confianza en un año complicado para todos.

Aunque se trate de fogueos, La Sele tendrá la revancha el próximo martes a las 8 p. m., donde buscará hacer respetar su casa como lo había hecho ante el vecino país del sur durante los últimos 80 años.