Última Hora

A esta Selección Nacional todo se le complica tras caer en casa ante México. Cada vez es menos el apoyo y parece hundirse más y más en esas arenas movedizas de la incertidumbre.

Primero fue una pésima racha sin victoria, luego el mal accionar dentro del terreno de juego, el poco agrado de algunas figuras desgastadas con el público y de feria un divorcio total de la afición con el equipo que quedó demostrado todavía más con la polémica de las entradas a costos que en plena pandemia son impagables.

Con todo ese panorama le faltaba una cosa por perder y era su honor en casa en eliminatoria que finalmente acabó ante el rival más esperado, México.

Fueron 14 juegos invictos que terminaron por el suelo este domingo al caer 0-1 ante los aztecas. Si ya era difícil la eliminatoria, con la derrota en casa todavía más.

La Sele se mostró mejor que el pasado jueves ante Panamá, pero tampoco en demasía. El ingreso de Ruiz desde el arranque le dio un mejor sostén pues el capitán es rápido en pensamientos, pero no en su dinámica de juego.

México sabiéndose superior en su mediocampo comenzó a circular la pelota haciendo ver muy mal a la Tricolor y aprovechando los espacios.

Así comenzaron a meter en problemas al equipo patrio al ganar todos los tiros de esquina del juego, pero sin tener conexión final con el arco.

En una salida de La Sele, Rogelio Funes Mori aprovechó el error para quedar mano a mano ante Keylor Navas. El portero del PSG lo supo esperar y le tapó un gol casi cantado al 17’. Era el preámbulo de lo que venía.

La jugada hizo despertar un poco a la Tricolor que con Bryan Ruiz mandó un remate que apenas calentó las manos a Ochoa, al menos esta vez sí hubo un remate a marco.

Cuando el juego parecía irse al descanso con el empate, Oviedo llegó torpemente a marcar a Guardado y pitó penal.

Orbelín Pineda, quien había ingresado unos minutos antes se encargó de resolver el remate y poner el 0-1 antes de irse a las duchas.

El complemento nos dio a un México bastante cómodo en el partido ante el poco acecho tico.

Ni Moya, ni Leal, ni el propio ingreso de Campbell que actuó con más corazón pues se vio que no estaba al 100%, hicieron diferencia.

Ante la desolación ofensiva, los aztecas entraron en una comodidad absoluta. El partido era para ellos y parecía más sentenciado.

Fue tanta la desazón en el Nacional que los mexicanos que estuvieron en las gradas (bastantes, por cierto) comenzaron a sentirse mucho más que los apagados ticos que veían con incredulidad como nuevamente la Tricolor los decepcionaba.

Al final una pelota al palo de Fuller fue lo más destacado y por poco salva un punto. También se ahogó sobre el final un pase filtrado de Jimmy Marín que no pudo cerrar Jurguens Montenegro. 

La Sele sigue sin encontrarse y cómo muchos esperaban ahora deberá remar contracorriente en el inicio de la eliminatoria para no comenzar a perder terreno.

La mejoría tiene que ser casi que inmediata, pues ya el miércoles deberá recibir a Jamaica en el Nacional con un único objetivo: ganar algo que cada partido parece costarle cada vez más.


Youtube Teletica