Última Hora

Desde el desconsuelo de quedar eliminados cuando todo estaba a favor, hasta el trago amargo de recibir una paliza. Honduras ha sido históricamente el equipo que más daño le ha causado a Costa Rica en eliminatorias mundialistas jugando en casa.

Cuando el panorama se ha puesto más oscuro para nuestra Selección jugando en casa en una eliminatoria mundialista, el común denominador suele ser uno solo, Honduras.

Y es que los catrachos se han encargado de ser con el paso de los años el rival más incómodo de la tricolor jugando partidos eliminatorios en nuestro propio país.

Basta con hacer un repaso por los principales duelos en etapas clasificatorias para darse cuenta que ante los catrachos hay muchas cuentas pendientes que saldar.

Cómo olvidar lo sucedido en diciembre de 1972, en la eliminatoria hacia Alemania 74, cuando en el Estadio Ricardo Saprissa la Nacional ganaba con comodidad y con un hombre más en la cancha 3-0 ante los catrachos y en cuestión de 15 minutos el castillo se desmoronó y el juego terminó igualado 3-3, eliminando a la Tricolor del Mundial. 

O bien para Estados Unidos 94, cuando tras una clara ventaja en la primera mitad de 2-0, los catrachos nos remontaron en el viejo Estadio Nacional en el segundo tiempo para terminar 2-3 ganando y dejando prácticamente fuera a la Roja del mundial estadounidense.

Y obviamente no podemos olvidar el episodio más triste en eliminatorias ante Honduras, el cual se presentó en agosto del 2004, cuando en el estadio Morera Soto La Sele cayó de manera humillante 2-5 en el inicio de la cuadrangular hacia Alemania 2006.

La historia dicta que contra Honduras hemos jugado en casa:    

 

 BALANCE EN COSTA RICA
Juegos: 23
Triunfos de Costa Rica: 9
Empates: 8
Triunfos de Honduras: 6
Goles de Costa Rica: 46
Goles de Honduras: 34

De esos 23 choques, 10 fueron en casa con este balance:

 

ELIMINATORIAS EN CASA

Juegos: 10

Victorias: 3

Empates: 4

Derrotas: 4

Goles Costa Rica: 22

Goles Honduras: 19

Es por ello que este viernes ante Honduras, la Tricolor no solo debe obtener su clasificación a su quinto Mundial mayor, sino que además es la oportunidad para cobrar viejas deudas ante los catrachos.