Última Hora

La Copa Oro sigue siendo la gran pesadilla de una Selección de Costa Rica que este sábado se despidió del torneo en semifinales al caer 2-0 ante los anfitriones de Estados Unidos en el imponente AT&T Stadium de Arlington, Texas.

Las anotaciones de Jozy Altidore (71’) y Clint Dempsey (82’) acabaron con la ilusión de los ticos de ganar un título que durante toda la historia se le ha negado.

Y qué difícil es alcanzar los objetivos sin argumentos. La Tricolor del Macho Ramírez se volvió a mostrar insípida sobre la cancha y sin variantes tácticas, con exceso de defensas y chispazos de ataque.

Quizás el planteamiento predecible da para superar a otras selecciones, tal como se hizo ante Panamá donde un autogol dio la clasificación a esta instancia, pero cuando enfrente se tiene una de las mejores selecciones de Concacaf la situación se pone más difícil. 

A los 10 segundos de partido Jordan Morris estremeció el arco de Patrick Pemberton con un disparo fulminante. Fue un gran susto para la zaga nacional que le tocó ajustar clavijas muy rápido en el juego.

Minutos después, un error en la entrega de Yeltsin Tejeda volvió a poner frente arco a Acosta que por suerte de los ticos perdonó por segunda vez.

La propuesta de La Sele se limitó en la primera parte a un contrataque de Bryan Ruiz que habilitó a Marco Ureña, pero éste último erró ante la salida de Tim Howard.

El delantero, aunque mostró galones de esfuerzo, tuvo otra jugada calcada en la complementaria, antes de que se viniera la debacle, pero Howard volvió a salir airoso.

El ingreso de Clint Dempsey, quien no jugó la primera fase del torneo al igual que Howard, Altidore y Bradley, las figuras más importantes de los norteamericanos, resultó ser el revulsivo del partido.

Primero filtró un balón para que Altidore dejara atrás a Salvatierra y definiera rastrero ante Pemberton, el mejor jugador de La Sele y que minutos antes ya le había repelido un potente disparo.

Posteriormente, la faena de Dempsey terminaría con un buen cobro de tiro libre que terminó de sepultar cualquier respuesta de la Tricolor.

Estados Unidos es finalista sin apelaciones, mientras que Costa Rica deberá esperar dos años para ver si consigue el ansiado título de la región.