Última Hora

La Concacaf, con la presencia en octavos de tres de sus cuatro selecciones clasificadas para el Mundial Sub-20 de Corea del Sur, se erige en protagonista de unos octavos de final con representación de todas las confederaciones.

La Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf) estará representada por su vigente campeón del Campeonato Sub-20, Estados Unidos, además de por México y Costa Rica. Sólo la eliminación de Honduras como una de las dos peores terceras evitó un histórico pleno de clasificados.

Vea: La Sele Sub 20 apela a su capacidad de sufrimiento ante Inglaterra en octavos

Así pues, la Concacaf puede presumir de haber mejorado sus resultados respecto a la anterior cita mundialista, cuando sólo Estados Unidos superó la primera fase, en la que se quedaron Panamá, México y Honduras.

Aunque es la UEFA, con la presencia en octavos de sus cinco selecciones clasificadas al Mundial Sub-20 de Corea del Sur, la que domina el reparto por confederaciones en unos octavos de final con una presencia pareja de todos los continentes.

La confederación europea, que envió a cinco combinados a la cita mundialista, mantiene todos ellos (Francia, Portugal, Alemania, Italia e Inglaterra) en la pelea por el cetro mundial.

La Confederación Asiática (AFC), con tres de sus cinco miembros clasificados (Japón, Arabia Saudita y Corea del Sur), Sudamérica y África con 2, y Oceanía con uno, completan la nómina de 16 selecciones que conforman los octavos de final.

Decepción de Sudamérica

Capitulo aparte merece la actuación de los representantes de Sudamérica, en la que Uruguay y Venezuela brillaron como líderes de sus llaves, pero Argentina y Ecuador rindieron muy por debajo de lo esperado y se despidieron en primera fase.

Venezuela con pleno de victorias, 10 goles anotados y ninguno recibido, es una de las sensaciones del torneo, en el que los hombres de Rafael Dudamel ocupan por méritos propios un lugar reservado históricamente a la ausente Brasil o a la hexacampeona Argentina, a la que no le acompañaron el resto de resultados y abandonó el torneo como una de las dos peores terceras.

El combinado 'charrúa', por su parte, con 7 unidades, y también con el arco de Santiago Mele sin haber sido profanado, hizo honor a su condición de campeón sudamericano de la categoría y cuenta con toda la legitimidad para aspirar a su primer cetro mundial en la categoría.

Luces y sombras para África

El continente africano, que había metido a sus cuatro miembros en octavos del Mundial de 2015, vio cómo su presencia se limitaba a la mitad en las rondas eliminatorias de Corea del Sur.

Zambia y Senegal avanzaron como primera y segunda de sus llaves, mientras que Sudáfrica y Guinea se despidieron sin estrenar su casillero de victorias.

Los zambianos brillaron con su fútbol ofensivo en las dos primeras fechas en las que se impusieron a Portugal (2-1) y a Irán (4-2), pero el 1-0 del último partido, ante Costa Rica, rebajó los ánimos del vigente campeón de África de la categoría.

Tampoco Senegal atemorizó en la primera fase, que cerró con un triunfo, un empate y una victoria.

Por último, los siempre modestos representantes de Oceanía, dejaron una buena imagen en primera fase, con la clasificación de Nueva Zelanda, que sólo hincó la rodilla ante la poderosa Francia, y la eliminación de la debutante Vanuatu, que pese a la derrota 7-0 ante Venezuela estuvo a punto de amargar el debut a México (3-2) y de cortar el camino de Alemania (3-2).

Los cinco campeones de los torneos continentales de la categoría, Francia, Nueva Zelanda, Zambia, Uruguay, Estados Unidos y Japón, siguen pues en la carrera por extender su reinado a nivel planetario.