Última Hora

La baja intensidad, falta de definición y la condición física son tres aspectos futbolísticos que le pasan la factura tanto a los clubes ticos como a la Selección Nacional a la hora de competir internacionalmente.

Estas son algunas de las conclusiones que sacan expertos luego de la eliminación de Alajuelense y Saprissa en Liga de Campeones de Concacaf, así como los últimos resultados que registra la Tricolor.

Según el exgoleador, Rolando Fonseca, el campeonato nacional es poco competitivo y queda en evidencia a la hora de medirnos a clubes y selecciones de México y Estados Unidos.

“Cuando usted tiene una liga que no es competitiva, donde todos caminan, todos juegan a su ritmo, fallan siete u ocho goles y a nivel internacional te quedan dos y los rivales sí los hacen, ahí es donde la situación es diferente.

“Es un campeonato que premia la mediocridad. Cuando no hay competencia, cuando usted compite solo contra Alajuela, Saprissa, Heredia y los demás partidos son un paseo, no vas a tener exigencia, entonces los equipos llegan a nivel internacional con solo seis partidos de preparación”, señaló Fonseca.

Agrega que el fútbol tico se encuentra estancado y necesita cambios urgentes si quiere competir fuera de nuestras fronteras.

“Los torneos nacionales se juegan en un estado de confort, con mediana y baja intensidad y a la hora de salir no aguantamos tanta velocidad, tanto ritmo. El esquema táctico de todos los técnicos, no solo del Macho Ramírez, por ejemplo, es un tiempo tirado atrás para por lo menos sacar el empate y en el segundo tiempo arriesgar un poquito para ver si se logra algo, la condición física nos limita a eso”, respalda el profesor Jorge Lobo.

Tanto Fonseca como Lobo, coinciden en que, además, el fútbol nacional sigue dependiendo de figuras a las que sus años ya le pesan.

 “En el partido de Saprissa quedó demostrado que un jugador grande, maduro, con experiencia puede estar en una cancha de fútbol, pero sino tiene el aire, la dinámica, el hambre y a otros nueve o diez jugadores que estén con la misma actitud no vas a poder ganar”, señaló Fonseca.

Para Lobo, la velocidad se pierde con los años y el modelo futbolístico que se aplica en la cancha deja en evidencia todas estas falencias.

“Ningún equipo nuestro aguanta 90 minutos, no pueden rendir los dos tiempos. Por eso se plantea un bloque abajo, que no nos agarren por sorpresa con velocidad porque nos pueden hacer leña. Los rivales son demasiado rápidos para nosotros”, analiza el profesor Jorge Lobo.

Este aspecto es el que a nivel de Selección Nacional complica a Ronald González, ya que los legionarios no encuentran en el medio local socios que respondan al alto ritmo de competencia.

App Teletica