Última Hora

En casi el mundo entero, el fútbol y la música van de la mano. En el estadio se canta y se sienten como si fueran parte de nuestra existencia, aquellas canciones que identifican a ese equipo por el cual los corazones palpitan con más fuerza.

Un buen himno debe llevar el sentimiento de la historia del equipo, debe tocar las fibras más sensibles de esos fieles seguidores, los cuales al escuchar esa melodía, tienen que sentirse orgullosos de quienes son y a quien siguen.

Sin embargo, no todos las canciones cumplen sus cometidos iniciales, y por eso, hay muchos clubes en el mundo que nunca encontraron una melodía realmente significativa y que llegara hasta el punto más sensible de sus aficionados.

En Costa Rica actualmente todos los equipos de la Primera División, excepto Grecia, tienen su canción o himno alusivo; es más, hay muchas instituciones que tienen dos o más versiones “oficiales” avaladas por la institución.

No obstante, pocas parecen haber llegado con tanta fuerza y tal sentimiento, que aquella canción que nació casi que de accidente, donde un buen día se juntaron un liguista, un saprissista y un herediano a componer, “Ninguno pudo con él”, la canción del Club Sport Herediano.

Era junio de 1971 y el Herediano cumplía diez años sin ser campeón nacional. Saprissa y Alajuelense comenzaban a acercarse peligrosamente a la marca de quince campeonatos que tenía para entonces el 'Team florense'. Además, para esa época, el equipo rojiamarillo celebraría 50 años de aniversario.

Fue entonces que don Javier Rojas González (qdDg), se juntó con dos grandes amigos, el músico saprissista Otto Vargas –fallecido en febrero del 2017-, y el cantante liguista, Rónald Alfaro, también fallecido en enero del 2020, y entre los tres, se dispusieron a pagar un favor que Rojas González había adquirido con la dirigencia herediana por el cincuentenario del equipo, y ese era, crear algo que fuera del agrado de los aficionados.

“Ninguno pudo con él”, recuerda las grandes hazañas del cuadro florense a través de su primer medio siglo de vida, época donde además, el Herediano era el equipo más importante del fútbol tico, obteniendo 15 títulos nacionales y seis subcampeonatos; además de ser el primer campeón, bicampeón, tricampeón y tetracampeón que registró el fútbol nacional.

La letra de su melodía, compuesta por Javier Rojas, es un exquisito recuento histórico de los triunfos más sonados que tuvo el Team florense en esos años. A ello hay que abonarle la gran intervención musical del maestro Otto Vargas y su orquesta, quienes le pusieron la nota alegre y bailable al tema, el cual es cantado con la voz inconfundible de Rónald Alfaro, para crear así, una mezcla perfecta que únicamente fue regrabada en 1978, año en que Herediano volvió a ser campeón para quedar así en los 16 títulos que expresa una de las partes de la canción. Hoy, Herediano tiene 12 cetros más, pero su canción se mantiene intacta, como el valor histórico que es.

Pero, ¿cuáles fueron esos triunfos tan importantes del Herediano para quedar plasmados en una canción?

Vamos a la historia. Según la letra de la melodía, ninguno pudo con él (el Herediano), ya que, “España mandó al Sevilla, Brasil a Vasco da Gama, Argentina a San Lorenzo, Uruguay a Peñarol, de Suecia vino Djurgarden, de Chile Universidad, de Praga el Uda Dukla y de Austria el Rapid de Viena”; además en la segunda parte, la canción  recuerda que, “Estudiantes de la Plata, la Selección de Uruguay, el Combinado Argentino y el Cruzeiro de Brasil, Barcelona de Ecuador, y el Banfield de la Argentina, el Gornik de Polonia y el Sport Boys del Perú”, termina el repaso de esos grandes resultados.

Y es que en efecto, muchos de esos encuentros fueron memorables, no solamente para el Herediano, sino que además, para el fútbol tico, el cual apenas daba sus primeros pasos como liga federada.

Posiblemente el mayor triunfo de la historia del Herediano se dio la tarde del domingo 11 de diciembre de 1932, cuando en el viejo Estadio Nacional, el Herediano venció, con una categoría enorme, a un combinado de futbolistas argentinos que procedían de los equipos, River Plate, Atlanta, Temperley, Tigre, Platense, Ferrocarril Oeste, 25 de Mayo, San Lorenzo y Argentinos Juniors; es decir, era prácticamente la Selección de Argentina. Esa tarde Herediano impuso su categoría y con goles de Amador, Carlos Arroyo y Francisco Fuentes venció a la albiceleste tres goles a uno.

El otro resultado que definitivamente enorgullece a los florenses se dio la tarde del 13 de julio de 1952, cuando en un épico partido, el Herediano derrotó 1-0 al Sevilla de España, en un juego donde el Presidente de la República de entonces, Otilio Ulate, bautizó al Herediano como “orgullo costarricense”, tras ese triunfo, en el que significó la primera confrontación oficial entre equipos de Costa Rica y España. El único gol del encuentro fue obra de Rafael Ángel "Felo" García, quien anotó con el pecho al minuto 82’.


 Canción y Juegos históricos (Orden de la canción)

1952 vs Sevilla (España) 1-0

1954 vs Vasco da Gama (Brasil) 1-1

1958 vs San Lorenzo (Argentina) 1-0

1956 vs Peñarol (Uruguay) 2-2

1956 vs Djugardens (Suecia) 3-3

1952 vs Universidad de Chile (Chile) 2-0

1959 vs UDA Dukla (Checoslovaquia) 1-0

1957 vs Rapid Viena (Austria) 7-2

1941 vs Estudiantes (Argentina) 5-3

1959 vs Selección Uruguaya 2-1

1932 vs Combinado Argentino (Argentina) 3-1

1961 vs Cruzeiro (Brasil) 2-1

1967 vs Barcelona (Ecuador) 1-0

1952 vs Bánfield (Argentina) 3-1

1969 vs Gornik (Polonia) 2-1

1953 vs Sport Boys (Perú) 2-2

Por eso y más, cada vez que escuchen la canción “Ninguno pudo con él”, recuerden, que detrás de ella hay una historia de éxitos y triunfos del que fuera llamado “El equipo de las grandes jornadas internacionales”.