Última Hora

El ciclista Andrey Amador fue muy sincero consigo mismo y con todos los costarricenses: en la prueba de ciclismo de ruta de Tokio 2020 adoleció la falta de competencia y en algún admite que se “quedó sin piernas”.

Sin embargo, el tico pudo terminar la carrera en el puesto 68 demostrando un gran esfuerzo, pues compitió contra lo mejor del mundo.

En una publicación en su red social de Instagram el tico agradeció el apoyo de la organización y de todos los ticos.

“Bueno aquí estamos ya y vemos a Yurandir y a todo el staff que gracias a ellos se pudo hacer esto y fue un equipo que nos pudimos engranar muy bien y al que le faltaron patas fue a este que está hablando (risas)… Pero la verdad contentos, pues fue una carrera muy dura y ya sabíamos lo que había”, mencionó el tico en un video en su vehículo de asistencia.

Además, Amador admitió que la falta de competición fue un punto clave a la hora de realizar un desgaste tan grande como la prueba de 234 kilómetros por zona cercana al Monte Fuji, la montaña más alta de Japón.

“No soy nunca de poner excusas, no me gusta pero si había que ser realistas teníamos desde Critérium del Dhauphiné sin competir. Intenté pero nunca va a ser lo mismo que la competición, se veía muchísima diferencia de ritmo de los corredores que venía del Tour de Francia, ahí se vieron los resultados. Me atrevo a decir que los primeros 15 o 20 corredores vienen del Tour de Francia que son 21 días que se viene con un nivel súper alto”, admitió.

De paso mandó un mensaje a las nuevas generaciones en la que fue su despedida de los Juegos Olímpicos tras competir en tres ocasiones en Londres 2012, Río 2016 y ahora en Tokio 2020.

“Esperemos seguir mejorando y que venga otro talento para que ya saque la cara porque si no conmigo estamos jodidos”, mencionó en tono jocoso.

Este sábado a partir de las 8 p. m. (hora de Costa Rica), será el turno para que la otra ciclista María José Vargas compita en la prueba de ciclismo de ruta.

Youtube Teletica